Gonzalez Pons
Gonzalez Pons, junto a Tsipras PPE

El Portavoz del PP y vicepresidente primero del Grupo PPE en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons, ha asegurado este martes durante un debate en el Pleno de esta institución con el primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, que "la extrema derecha es tan peligrosa como la extrema izquierda, al menos para los demócratas".

González Pons, que ha intervenido en este debate en representación del Grupo PPE, ha señalado que Grecia está saliendo de su grave crisis económica gracias al esfuerzo de los ciudadanos griegos y del apoyo de la UE, por lo que ha dicho a Tsipras que ahora tiene dos opciones: "continuar por el camino de las reformas, que ha devuelto a Grecia a la senda de la prosperidad y el bienestar, o dejar que el populismo y el radicalismo se impongan de nuevo en su gobierno".

"En 2015 se equivocó, como el tiempo y los hechos han demostrado, y confío en que esta vez sepa elegir la opción acertada, porque el populismo no es ni de derecha ni de izquierdas, es populismo y siempre lo será", ha insistido. El líder del PP en el Parlamento Europeo ha lamentado que durante su mandato Tsipras haya "jugado a confundir Europa con la troika, los especuladores y los mercaderes del dinero, cuando en realidad la Europa de los ciudadanos ha sido su salvación".

"No fue la Europa de los bancos y las corporaciones la que sacó a Grecia del abismo, sino la Europa de los contribuyentes que cada mañana se levantan a trabajar. Han sido los ahorros de jubilados, asalariados y pequeños empresarios de toda Europa los que han hecho posible el rescate de Grecia", ha asegurado González Pons.

El vicepresidente primero del Grupo PPE ha asegurado que "la salida de Grecia del programa de rescate es un éxito que todos aplaudimos" y que el Gobierno dirigido por Tsipras "ha sido un actor imprescindible y necesario para ello", pero ha subrayado que "si alguien merece ser aplaudido son los ciudadanos griegos, que han sufrido y han luchado como nadie para sacar su país adelante".

González Pons ha recordado que aunque Grecia ha dado pasos muy positivos para salir de la crisis, aún hay motivos de preocupación, entre ellos que un mes después de salir del programa de rescate europeo los mercados sigan desconfiando de las políticas económicas aplicadas en Grecia; que el crecimiento económico siga estancado y con revisiones a la baja: que casi medio millón de jóvenes griegos hayan tenido que abandonar el país; y que la proximidad de unas elecciones "arroje por la borda lo bueno que se ha logrado en estos años" si Tsipras vuelve a ser en la oposición "el populista que conocimos en 2015".