Europa Press

En los pasillos del Parlament, Ferrà ha dicho que considera que el intento de personación era una "estrategia para demorar el procedimiento, sobre todo porque lo hicieron cuando la instrucción había acabado".

Según ha dicho, aunque aun cabe un recurso de apelación, en el auto, el magistrado explica por segunda vez que "el PP no fundamenta esta personación como acusación popular" y dice que responde a "intereses políticos".

"Estamos ante lo que parece ser una personación para una demorar el procedimiento porque les interesa llegar con el caso abierto a campaña electoral", ha señalado.