Torra
Torra en la ofrenda floral de la Diada. ACN

El presidente Quim Torra ha descartado este martes "abrir las prisiones" desde el Govern y ha advertido que no utilizará a los presos como "moneda de cambio" en las negociaciones con el Gobierno.

En una rueda de prensa para la prensa internacional con motivo de la Diada, Torra ha insistido en que "si no hay una sentencia absolutoria" tomará "las decisiones necesarias" en coordinación con el Parlament de Cataluña pero ha admitido que no tiene "la posibilidad" de liberar a los presos.

El objetivo, ha matizado el conseller de Acción Exterior, Ernest Maragall, es que sea la justicia la que "recupere el sentido" y "tome las decisiones necesarias" para liberar a los presos.

Torra ha insistido en que no aceptaría una condena de los procesados en el juicio que previsiblemente tendrá lugar a finales de año porque considera que no cometieron ningún delito.

También ha indicado que, si se produce una sentencia condenatoria, entonces se adoptarán decisiones desde el Parlament, sin más concreción.

El contacto con los medios de comunicación internacionales ha servido, según fuentes del Govern, para que Torra y Maragall, a preguntas de los periodistas, pudieran explicar la coyuntura política en Cataluña, la situación de los presos o la de los que consideran "exiliados" y las relaciones con el Gobierno de Pedro Sánchez, entre otros asuntos.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.