El dictamen salido de la comisión de estudio de incendios y política forestal -creada a raíz de la ola de fuegos de octubre de 2017 que arrasó unas 50.000 hectáreas en Galicia y dejó cuatro fallecidos- se ha aprobado este martes en el pleno del Parlamento solo con los votos a favor de PPdeG y PSdeG, mientras que En Marea y BNG lo han rechazado.

Al igual que ocurrió en el cierre de la comisión de incendios a finales de julio, no se ha alcanzado un acuerdo de futuro sobre política forestal que sea defendido por todas las fuerzas políticas, tras el paso de unos 60 comparecientes por un órgano que quedó constituido el 28 de noviembre de 2017. Con todo, de estos meses de trabajo salen más de 100 recomendaciones.

Durante el debate, el diputado del PPdeG José González ha acusado a En Marea y BNG de que votan en contra de este dictamen "atendiendo únicamente a cuestiones ideológicas", ya que sostiene que la mayoría de las recomendaciones son apoyadas por todos los grupos, y pone como ejemplo que el Bloque solo votó en contra de ocho propuestas del más del centenar que salen adelante.

Por su parte, el portavoz parlamentario del PSdeG, Xoaquín Fernández Leiceaga, ha defendido un texto que supone una "gran oportunidad para modificar de raíz una política equivocada", mientras reprocha a En Marea y Bloque que no lo apoyen a pesar de que todos los grupos respalden "más del 80%" de las conclusiones.

En cambio, las formaciones rupturista y nacionalista han presentado sendos votos particulares al dictamen que han sido rechazados por el PPdeG -con la abstención del PSdeG-. David Rodríguez (En Marea) ha defendido su voto en contra a este dictamen porque "no cambia sustancialmente la problemática de los incendios de este país".

Mientras, Xosé Luís Rivas, Mini (BNG), sostiene que este texto "no aprovecha la ocasión para enmendar las políticas suicidas" del PP, ya que echa en falta "la columna vertebral" de medidas para dar "un giro de 180 grados".

ACUERDO DE PP Y PSOE

De este modo, PPdeG y PSdeG han coincidido en la puesta en valor de este dictamen aunque no nazca de la unanimidad. Antes de que se produjese la votación José González creía posible llegar a un "acuerdo de país", "porque todo lo que ustedes dijeron están recogidas en la recomendaciones", ha dicho a En Marea y BNG.

Y es que el popular considera que es un dictamen "plural", "multidisciplinar" y que ahonda en las causas "estructurales" de los incendios, que considera "bueno" para el monte y el rural. Por ello, espeta a estos dos grupos que se valen de la "utilización de la ideología" para no votar un dictamen que "saben perfectamente" que recoge sus peticiones, lamenta.

A renglón seguido, Leiceaga ha valorado que este dictamen "es un ejemplo" en la parte descriptiva, pues recoge "bien" lo que pasó en la comisión, "sobre todo por la parte propositiva". "Era una oportunidad que por responsabilidad decidimos aprovechar", sentencia.

Con

todo, afirma que los socialistas asumen "riesgos", dado que hay: "Una parte del dictamen que no compartimos completamente". Sin embargo, asevera que vale la pena porque "se va a cambiar la política forestal", dado que "se rectifica en profundidad la política de estos años" de "laissez faire".

Además, el portavoz socialista afirma que este texto "pone en valor" las políticas del bipartito, con la "recuperación de las política de Emilio Pérez Touriño y de la Consellería de Suárez Canal", a la vez que se ponen "deberes" a la Xunta. "Vamos a condicionar el plan forestal con lo que aprobemos hoy", ha dejado claro.

También apunta Fernández Leiceaga que hay un "cambio sustancial del centro de gravedad de las políticas forestales", con la recuperación del banco de tierras, una separación entre la producción forestal y la política antincendios, así como el control parlamentario para el cumplimiento de compromisos.

Ya el informe de la comisión de los incendios de 2006 durante el bipartito se aprobó sin unanimidad. En aquel entonces el PP no participó en ese órgano al considerar que debía ser de investigación.

"PERDIMOS UNA OPORTUNIDAD DE ORO"

"Con la redacción de estas recomendaciones perdimos una oportunidad de oro", de este modo

se ha quejado Davide Rodíguez sobre las conclusiones de la comisión tras meses de trabajo.

De este modo, Rodríguez se pregunta "cuál fue el motivo por el que el equipo redactor no fue valiente" para alcanzar unas recomendaciones "acordes a la altura que este país se merece".

Y es que En Marea y BNG coinciden en que faltan elementos clave en el texto como poner coto al eucalipto, remodelar el sistema de extinción con una apuesta por la homogeneización y contra la precarización, así como apostar por las Unidades de Xestión Forestal (Uxfor), entre otras.

En cambio, Xosé Luís Rivas

ha censurado que con este dictamen el PPdeG busca "difuminar su responsabilidad" en la ola de incendios del pasado octubre, ya que "no hay mención a responsabilidades políticas", a lo que se une una "inconcreción" de temas centrales sobre el monte.

Sobre este extremo, ha cargado contra el "caótico modelo" del monte actual mientras se padecen olas de incendios cada vez más virulentas. Por tal motivo justifica la necesidad de un dictamen "alternativo" que defienda la "multifuncionalidad" y la "biodiversidad".

La votación del dictamen ha concluido con la anécdota de que la propia presidenta de la comisión, la popular Raquel Arias, no ha votado a favor del mismo por error, cuestión que ha corregido tras comunicárselo de palabra al presidente de la Cámara.

RECOMENDACIONES

De esta comisión salen más de un centenar de recomendaciones como la puesta en marcha de un ente instrumental específico -dependiente de la Xunta- que coordine a todas las administraciones en materia de prevención de incendios y vigilancia de incumplimientos, con asesoramiento estable a los ayuntamientos.

Además, se recomienda la creación de un grupo de expertos -elegidos por los grupos parlamentarios- que antes del periodo de alto riesgo de 2019 establezca mejoras para el servicio de extinción. Para la investigación se llama a progresar en la coordinación entre cuerpos y el uso de nuevas tecnologías.

También se propone determinar qué parcelas están abandonadas en Galicia, mientras para la mejora de las franjas de seguridad se potenciará que en estos espacios se desarrollen actividades agrarias además de las rozas.

Entre estas más de 100 medidas, se apuesta por: una ordenación integral del territorio, potenciar las competencias de la Axencia Galega de Desenvolvemento Rural, la multifuncionalidad del monte, la ganadería en extensivo, la inclusión obligatoria de frondosas autóctonas en las plantaciones productivas e incentivos fiscales en el rural.

Todo ello en un texto en el que se identifican problemas estructurales como el abandono, la estructura del territorio y su ordenación, así como el cambio climático. Ahora el dictamen estará abierto durante unos días a la presentación de votos particulares para finalmente ser votado en pleno.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.