Según la información proporcionada por la Policía, la investigación se inició a raíz del aumento de denuncias por hurtos y robos en la ciudad, por parte de peregrinos.

Gracias al dispositivo establecido, los agentes identificaron a dos personas, un hombre y una mujer, que supuestamente se dedicaban a esperar en los alrededores de albergues para acceder a los establecimientos cuando alguno de los peregrinos entraba o salía. Posteriormente, deambulaban por las habitaciones y sustraían carteras y pequeños objetos de valor.

En alguno de los albergues, y ante la imposibilidad de acceder con este método, los detenidos llegaron a forzar su acceso a través de puertas o ventanas, indica la Policía.

Los agentes detuvieron en la madrugada del día 1 de septiembre a un hombre de 23 años, con 18 detenciones anteriores por delitos similares; y a una mujer de 38, con 15 antecedentes. Se les atribuyen más de 20 delitos de hurto, cuatro de robo con fuerza y un delito de estafa por el que sustrajeron más de 6.000 euros con la tarjeta de una peregrina.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.