Según fuentes policiales, sobre las 23.35 horas de la pasada noche, funcionarios adscritos a la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana procedieron a la detención del presunto autor del robo en la calle Filiberto Villalobos, un hombre de 38 años y de nacionalidad rumana.

Previamente, la Policía fue alertada de que, sobre las 23.00 horas, una persona corría detrás de otra en la calle La Alberca, una de ellas, la segunda, según testigos, afirmaba a gritos haber sido víctima de un robo, al tiempo que pedía auxilio.

Inmediatamente después, cuando se dirigían al lugar, los agentes recibieron un nuevo comunicado, en el que les indicaban que había una reyerta en esa misma calle, esquina con la calle Batuecas, y que podía guardar relación con el robo. Al llegar al lugar de los hechos, los policías se encontraron a un varón, que resultó ser el detenido posteriormente, que estaba sentado en el suelo y retenido por varias personas, entre ellas una chica "en actitud nerviosa y muy alterada", que resultó ser la víctima.

Una vez pudo tranquilizarse, explicó a los agentes que, momentos antes, cuando circulaba sola por la calle Arapiles, dirección Filiberto Villalobos, se le había acercado un hombre, que había salido de la calle Doñinos y que se había dirigido hacia ella. Entonces, al llegar a su altura, el hombre agarró el bolso de mano que ella llevaba en su antebrazo y se lo quitó, para lo que necesitó arrancar el asa, pues la víctima opuso "gran resistencia" para impedir que se lo arrebatara.

El presunto ladrón comenzó a correr con el bolso , en dirección a la calle Villamayor, y ella le siguió tan rápido como podía, al tiempo que pedía auxilio, gritando: "Por favor que alguien me ayude, que me han quitado el bolso".

Por detrás de ella, llegó un chico corriendo a "mucha velocidad" y, "en pocos metros", dio alcance al ladrón, según indicó la joven a los agentes. Posteriormente, acudieron varias personas más y evitaron que el hombre del robo pudiera escapar. Asimismo, informó a los agentes que desde un balcón le indicaron que el ladrón había arrojado el bolso al suelo y que había podido recuperarlo, según la información facilitada por la Comisaría Provincial a Europa Press.

El detenido, al que le constan dos detenciones, una por tráfico de drogas y otra por hurto, fue detenido y trasladado a loa calabozos de la Policía Nacional, y pasará a disposición judicial.

En cuanto a la víctima, a pesar de tener dolores en el brazo como consecuencia de la resistencia ofrecida para evitar que le robasen, manifestó no necesitar asistencia sanitaria.

Consulta aquí más noticias de Salamanca.