En una nota, precisan que el cauce transcurre soterrado bajo la pendiente donde quedan ubicadas las naves industriales hasta salir a la luz en la zona indicada. El olor que genera el vertido es perceptible desde la carretera: las márgenes y vegetación fluvial se presentan "impregnadas" de este hidrocarburo residual "que, probablemente tenga origen en algún emisario ilegal desde zonas presuntamente cercanas a la zona del vertido".

Los hidrocarburos vertidos en la mar constituyen, según recuerda Verdemar, "un grave peligro" para el medio ambiente, incidiendo al respecto en que los arroyos desembocan en la playa del Puerto, muy cerca del mismo. "Los recursos amenazados comprenden las áreas ecológicamente importantes, las pesquerías, áreas de destacada belleza natural, instalaciones industriales y las áreas utilizadas para el recreo y el turismo", especifica.

"Un vertido de hidrocarburos puede representar un peligro inmediato al ser causa de daños y mortalidad para pájaros y mamíferos marinos y al ejercer una influencia de toxicidad sobre la vida subacuática.Los hidrocarburos que consiguen disolverse en el agua se dispersan rápidamente hasta alcanzar concentraciones por debajo del nivel de toxicidad aguda, pero pueden ser absorbidos por los organismos y afectar a su fisiología, comportamiento, potencial reproductivo y supervivencia.Los hidrocarburos pueden también llegar hasta el sedimento, donde pueden persistir durante muchos años y afectar a los organismos que viven en el lecho marino y sus proximidades (bentos)", subrayan los ecologistas.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.