En concreto, el suceso tuvo lugar la pasada madrugada cuando la madre de la menor acudió al cuartel de la Guardia Civil, donde denunció que su hija se encontraba en el recinto ferial de las fiestas de Cehegín y, en una barraca, tras encontrarse a un amigo que la invitó, comenzó a encontrarse mareada y con sueño. A continuación, notó cómo le hacían tocamientos hasta que se durmió.

Tras realizarle análisis clínicos, se detectó a la menor ingesta de barbitúricos y la Guardia Civil realizó las gestiones para el esclarecimiento de los hechos, investigando delitos de abusos y agresiones sexuales a la menor.

El alcalde de Cehegín, José Rafael Rocamora, ha mostrado su máximo rechazo a este tipo de agresiones y, de hecho, ha recordado que el Consistorio ha instalado este año por primera vez un 'punto violeta' atendido por voluntarios de Protección Civil y agentes de la Policía Local en el recinto ferial para atender posibles casos de este tipo.

"Somos un Gobierno municipal muy comprometido y concienciado con este tipo de cosas", ha ratificado el primer edil.

Consulta aquí más noticias de Murcia.