En una nota de prensa en relación a las entradas masivas de inmigrantes que se están produciendo en el puerto granadino en los últimos meses, el organismo colegiado ha denunciado que la instalación del nuevo Centro de Atención Temporal de Extranjeros (CATE) lleva a que "la entrevista individualizada que el letrado debe realizar con el inmigrante y el asesoramiento jurídico que tiene que proporcionarle se realice en un descampado de tierra sobre el que se ha instalado las tiendas de campaña".

No hay en este sentido, han agregado los abogados, "las mínimas condiciones de seguridad, salubridad, higiene y privacidad". Asimismo, los abogados "no cuentan con ninguna garantía con respecto a su seguridad personal, puesto que los extranjeros que se encuentran allí recluidos están solos y sin vigilancia alguna". Junto a esto, el Colegio de Abogados también ha resaltado que se detecta la ausencia de intérpretes adecuados para las entrevistas.

Dadas las citadas condiciones, el ente colegial advierte de que es inviable "prestar un servicio de calidad, como es obligación y deseo del colectivo profesional", y que tampoco "sería de extrañar que se produjese algún incidente, algo que no es deseable para nadie".

Por todo ello, la Junta de Gobierno ha exigido a las autoridades responsables que se proporcionen "los medios necesarios para que pueda prestarse un servicio digno y de calidad, como merecen los inmigrantes y corresponde a un Estado de Derecho".

Consulta aquí más noticias de Granada.