Según informan desde el citado comité de empresa a Europa Press, los trabajadores "ya no pueden más" ante la cantidad de menores que entra en los centros "en avalancha", a lo que suma que "van a trabajar con miedo ante las continuas peleas que se producen", haciendo referencia a la última pelea producida este fin de semana en el centro de acogida Hogar San Juan de Ávila de Carmona ante la que "tuvo que intervenir la Policía Local y la Guardia Civil".

"Pedimos que se deje de mandar a estos menores a estos centros, donde hay niños de corta edad en acogida retirados a sus padres, y que hagan centros específicos para ellos porque las actuales instalaciones no están preparadas".

Explica que los centros "no tienen más capacidad" y los menores están "durmiendo en colchones en el suelo" y recuerda que los centros de Carmona y Marchena "triplican" la ocupación que deberían tener, con alrededor de 60 menores cada uno actualmente.

De hecho, añade que los menores que fueron trasladados de estos centros a otras instalaciones de entidades privadas, como la de Guillena, acaban volviendo por sus propios medios a estos centros públicos y desde la Junta de Andalucía "no se hace nada para parar esta situación".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.