La exvicepresidenta del Gobierno, que fue candidata del PP a la Presidencia del partido, Soraya Sáenz de Santamaría, ha comunicado este lunes al líder de esta formación, Pablo Casado, su voluntad de "abandonar la actividad política y emprender otra etapa". A través de las redes sociales, el líder popular le ha agradecido tu entrega, le ha deseado "los mayores éxitos" y ha asegurado que seguirá contando con el "afecto" de la formación.

La exvicepresidenta ha mantenido una reunión esta mañana con Casado en la sede del PP, a quien ha avanzado la decisión que ha adoptado tras una "profunda reflexión y desde el convencimiento de que es lo mejor tanto para la nueva dirección del PP" como para su familia y para ella misma.

Santamaría explica su decisión en un comunicado facilitado a EFE, en el que expresa su gratitud mas profunda y la experiencia "impagable que ha vivido estos 18 años" en el PP.

En el comunicado, la exvicepresidenta asegura que ha intentado dar lo mejor de sí misma tanto en el partido como al servicio de los españoles, a quienes, dice, ha debido siempre su "vocación política" y ha procurado con su comportamiento y su trabajo "responder a su confianza".

Sáenz de Santamaría también califica como "un honor" el haber trabajado con el expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en una "gran tarea política" que culminó "en un Gobierno que supo sacar" al país "de la mayor crisis económica de su historia reciente" y "cuyo pulso no tembló a la hora de defender la unidad de España y los derechos de todos los españoles".

De esta forma, alude en el comunicado a su gestión del conflicto político en Cataluña, y defiende también la actuación de Rajoy.

La nota incluye también su agradecimiento a "tantas y tantos compañeros" que le ayudaron en sus distintas responsabilidades, a quienes muestra todo su "afecto y cariño" y reconoce que "nada hubiera podido hacer durante estos años sin su apoyo".

Agradecimiento que extiende a los afiliados del PP que la apoyaron "de forma mayoritaria" en las ultimas primarias previas al Congreso del partido que eligió a Casado como presidente y a quienes le una, afirma, "una deuda de gratitud infinita".

Deseos mutuos de éxito

Por último, la exvicepresidenta explica que ha trasmitido a Casado sus "mejores deseos de éxito" en esta nueva etapa del PP: "Cuenta para ello con la mejor organización política de España y los más leales militantes, entre los que siempre estaré.

Por su parte, la reacción pública de Casado a la decisión que le ha comunicado este lunes Sáenz de Santamaría ha llegado a través de un tuit, en el que el presidente del PP le ha agradecido "sus casi dos décadas" en el partido y le ha deseado "los mayores éxitos en esta nueva etapa que comienza", en la que "podrá seguir contando con todo nuestro apoyo y afecto".

Notables ausencias

El anuncio de que abandona la política se ha producido después de las ausencias de Santamaría en la última semana, desde que empezó el curso político y que continuaron a su primera inasistencia en julio, nada más celebrado el congreso extraordinario del PP, a la primera Ejecutiva Nacional presidida por Casado.

La semana pasada, fue sonada su no asistencia a la reunión del Grupo del PP en el Congreso, que presidió Casado y donde se anunciaron nuevos puestos de portavocías y también, por ejemplo, que su eterna rival en el partido y en las primarias, la exsecretaria general, María Dolores de Cospedal, ocupará la presidencia de la comisión de Exteriores de la Cámara Baja. Quizá, dicen los rumores, antes de dar el salto para encabezar la candidatura del PP a la Parlamento Europeo en las elecciones de mayo del año que viene.

Alarmada por el acento que se puso en su ausencia de la reunión, Saénz de Santamaría se acercó a hablar con los periodistas en el Congreso para explicar que se debió a cuestiones de agenda, que tenía otra cita y que así se lo había comunicado a la dirección del grupo parlamentario, que no puso ningún problema.

Su ausencia volvió a destacar el pasado fin de semana, en la primera Junta Directiva Nacional de Casado como presidente del PP, celebrada en Barcelona, y a la que tampoco asistieron buena parte de los barones del PP.

La salida de Sáenz de Santamaría de la política era una posibilidad cada vez más real para el PP, que tras las primarias en las que, en segunda ronda, eligieron a Casado frente a la exvicepresidenta del Gobierno, comprobaba cómo la otrora poderosa política rechazaba integrarse en las estructuras del nuevo partido liderado por Casado, que la había ofrecido ser una de las cinco vocales de libre designación en la Ejecutiva Nacional del PP.