Leandro Roldán, secretario de Escuelas Católicas Castilla y León, 10-9-18
Leandro Roldán, secretario de Escuelas Católicas Castilla y León, 10-9-18 EUROPA PRESS

El secretario autonómico de Escuelas Católicas en Castilla y León, Leandro Roldán, se ha mostrado preocupado por las posibles "trabas" que el nuevo Gobierno de España pueda imponer a la educación concertada, ante lo que ha recordado que se trata de un modelo de enseñanza "complementaria" de la red pública, pero "no subsidiaria", al tiempo que ha abogado por retomar el diálogo para conseguir un pacto educativo.

Así lo ha afirmado Roldán este lunes con motivo del inicio del curso académico, que ha arrancado en los 181 centros de la red concertada, que suman 9.400 profesionales entre docentes y personal de Administración y 100.128 estudiantes, los cuales representan al 28,5 por ciento del alumnado de la Comunidad.

En este curso los centros de Escuelas Católicas tienen en 4.278 unidades, 14 menos que el curso anterior, una pérdida de unidades que Leandro Roldán ha relacionado con la tendencia demográfica de la Comunidad, pero que ha lamentado por su impacto negativo en la calidad educativa y la libertad de elección de los padres.

Es precisamente en el medio rural donde mayor impacto ha tenido esta circunstancia, según ha reconocido el secretario de Escuelas Católicas, un problema que la educación concertada comparte con la pública, si bien a diferencia de ella, no puede mantener centros con tres y cuatro alumnos, algo "inviable".

Por el contrario, los centros de Escuelas Católicas en Castilla y León cuentan para este curso con cuatro nuevas unidades de Formación Profesional, lo cual, no obstante, considera "insuficiente", al hilo de lo cual ha abogado por "ampliar el mapa de la FP en la Comunidad".

PRESUPUESTO "DIGNO"

Ante esto, Leandro Roldán, en una rueda de prensa ofrecida en el Colegio Ave María de Valladolid, ha reclamado un "presupuesto digno" por parte de las administraciones públicas para la enseñanza concertada, las cuales "sólo cubren el 50 por ciento del dinero que se necesita". En este sentido, ha recordado que en Castilla y León la aportación pública "se limita exclusivamente a lo recogido en los Presupuestos Generales del Estado", mientras que en otras regiones "se implementa esta partida".

En declaraciones recogidas por Europa Press, el secretario autonómico de Escuelas Católicas ha defendido el "gran valor" que aporta la enseñanza concertada a la educación, la cual comparte, a su juicio, el mérito del éxito educativo de Castilla y León con la pública, lo que la convierte en "necesaria para garantizar la estabilidad y libertad de enseñanza".

Así, Roldán ha definido el proyecto educativo de la concertada como "unitario, integral e individualizado" para unos alumnos que reciben, además, una formación cristiana "abierta" y que se rige por los principios de "equidad e integración".

También ha defendido la apuesta por la educación bilingüe, con 245 secciones en Primaria y Secundaria (el 79 por ciento) y 86 centros dentro del programa Pipe de plurilingüismo -puesto en marcha por la patronal educativa-, con el que han obtenido certificación académica 8.800 alumnos.

En lo que se refiere a nuevas tecnologías, 120 centros cuentan con certificado de excelencia TIC, el 66 por ciento de su organización, mientras que durante el curso pasado, se realizaron 65 acciones formativas para 5.000 docentes.

Otro de los ejes en que ha sustentado su proyecto Leandro Roldán, junto con el bilingüismo, las tecnologías de la información y la comunicación y la formación continua del profesorado, son las medidas contra el acoso escolar, en cuya lucha ha subrayado el "compromiso" de Escuelas Católicas.

Para el secretario de esta organización, las familias que optan por este modelo de enseñanza buscan la "continuidad en los estudios" que ofrece, pues los alumnos pueden permanecer en el mismo centro desde Infantil hasta Bachillerato, la "estabilidad" en los claustros de profesores, que permiten mantener un proyecto educativo y la "educación en valores" que se imparte "de forma transversal sin necesidad de una asignatura específica", tal como plantea el Ministerio.

ATENCIÓN AL ALUMNADO

En cuanto a la atención al alumnado con necesidades especiales y la presencia de estudiantes de minoría étnica, Leandro Roldán ha reconocido un descenso en ciertas unidades de apoyo que ha achacado a una distinta categorización, como el caso de los alumnos con TDH, a los que "ya no se considera con necesidades especiales" y forman parte de las aulas normales, sin que eso sea impedimento para que reciban el apoyo pertinente de los servicios de orientación.

Por lo que se refiere a las minorías étnicas, ha defendido que su presencia es "bastante elevada", con algunos centros en los que llegan incluso a representar un 80 por ciento del total de alumnos.

Éste es el caso del colegio de las Hermanitas de la Caridad en Valladolid, el cual es además el único de Escuelas Católicas en Castilla y León con enseñanza diferenciada -es sólo para niñas-, una fórmula "perfectamente constitucional", como ha defendido Roldán, quien ha apuntado que en general la organización que representa aboga en la región por favorecer la educación mixta.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.