En todos los casos, el plazo para la presentación de solicitudes será de diez días hábiles contados a partir de este martes, 11 de septiembre.

La convocatoria de subvenciones para proyectos de escuelas taller y casas de oficios tiene una cuantía máxima de 4,5 millones con cargo a los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma para los años 2018, 2019 y 2020, con cofinanciación de la Unión Europea del 91,89 por ciento.

Por su parte, los talleres de empleo cuentan con una dotación de 3.720.000 euros, también con cargo a los PGC de 2018, 2019 y 2020, y con cofinaciación del Servicio Público de Empleo Estatal a través de fondos de empleo de ámbito nacional distribuidos por la Conferencia Sectorial de Empleo y Asuntos Laborales.

Los proyectos de ambas convocatorias podrán ser promovidos por entidades locales de Cantabria, o por asociaciones, fundaciones y otras entidades sin ánimo de lucro.

En total, el Gobierno ha dispuesto este año 840 plazas, de las que 390 son para escuelas taller y 450 de talleres de empleo.

En ambos casos se trata de iniciativas que combinan el empleo y la formación con el objetivo de mejorar la cualificación de aquellas personas que tengan especiales dificultades para su inserción en el mercado.

En los procesos de selección de alumnos se dará prioridad a los desempleados de larga duración y se potenciará la participación de personas con baja cualificación, a quienes se les facilitará un contrato durante 6 meses mientras reciben formación oficial vinculada a la obtención de un certificado de profesionalidad.

Entre los ámbitos que se impartirán en esta edición se encuentran las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, la domótica y las energías renovables, el reciclaje, la atención a la infancia y la adolescencia, el aprovechamiento de los recursos forestales o la hostelería y el turismo.

Además, los participantes recibirán formación complementaria en materias como la conservación, protección y mejora de la calidad del medio ambiente; la promoción de la igualdad entre hombres y mujeres y no discriminación por razón de sexo, raza, religión, discapacidad u orientación sexual, el emprendimiento o la innovación.

Los programas de escuelas taller y casas de oficios tienen como fin impulsar la ocupabilidad de personas jóvenes desempleadas, inscritas en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil, con la finalidad de facilitar su inserción laboral.

Por su parte, los talleres de empleo están dirigidos a parados con 30 o más años de edad que, en régimen de alternancia entre formación y empleo, desarrollarán productos o servicios de utilidad pública o de interés social.

En 2017, la convocatoria estuvo dirigida solo para talleres de empleo, con una inversión de 3,6 millones, que se destinaron a 29 proyectos con 450 plazas de alumnado. En 2016, se financiaron 25 escuelas taller que beneficiaron a 540 personas a través de 5,8 millones de euros.

En esta ocasión, los ayuntamientos, las mancomunidades y entidades sin ánimo de lucro disponen hasta el 24 de septiembre para presentar sus proyectos en el Servicio Cántabro de Empleo.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.