El desescombro de la zona afectada por la explosión de una pirotecnia ilegal en Paramos en Tui (Pontevedra) el 23 de mayo tendrá un coste de 3.194.772 euros y un plazo de ejecución de tres meses.

Así figura en el proyecto presentado este sábado en el Ayuntamiento por parte del alcalde de Tui, Carlos Vázquez Padín, el gerente urbanístico, Rubén Vázquez, y el arquitecto redactor del proyecto, Francisco Valle Rubín.

El proyecto será entregado el lunes en la Subdelegación del Gobierno de Pontevedra, con el objetivo de que sea el Gobierno central el que se encargue de ejecutarlo.

En declaraciones a Europa Press, Carlos Vázquez Padín, ha recordado en este sentido que "hay un compromiso público por parte de Pedro Sánchez, con motivo de la reunión que mantuvo con el presidente de la Xunta, de asunción económica" de esta intervención.

"Hay un compromiso público -en referencia a la asunción del coste del desescombro- y nosotros estaremos pendientes, no tenemos ningunas ganas de pelea ni de lío entre instituciones, somos una administración pequeña, que necesitamos las ayudas de los demás para sacar este tema adelante", ha remarcado.

En todo caso, las cifras económicas del desescombro son inferiores a las "cantidades astronómicas" que se habían estimado inicialmente, debido a que ya en los últimos dos meses se ha trabajado en una primera fase de eliminación de amianto, de frigoríficos y productos putrefactos y de descontaminación, según ha explicado Vázquez Padín.

A esta intervención, junto la dirección y proyecto de obra, la administración local destinó en torno a 348.000 euros, más otros 59.000 del proyecto, que el alcalde confía en que sean también asumidas por el Gobierno central.

PROYECTO DE DESESCOMBRO

Los objetivos del proyecto incluyen la reconstrucción de las edificaciones dañadas, la consolidación de la mampostería y sillerías antiguas, el desescombro de la zona y el transporte de residuos a las instalaciones autorizadas y el arreglo de los muros de cierre y puertas.

Las viviendas que tendrán que ser reconstruidas son un total de 31, de las que 24 edificaciones están dentro del perímetro denominado 'zona cero' y 7 fuera de él.

Entre ocho y diez viviendas tendrán que ser demolidas y construidas de nuevo, mientras que el resto podrán ser reconstruidas en parte o totalmente, según ha informado el Ayuntamiento. En el caso de algunas parcelas, se ha llegado a un acuerdo entre propietarios para unirlas y redistribuir su superficie para facilitar la reconstrucción.

Los trabajos previos a este proyecto consistieron en la retirada de materiales proyectados por la explosión, que se encontraban repartidos en un área de 60.000 metros cuadrados. Tras terminar esta fase, la denominada 'zona cero' quedó acotada con una superficie final de 25.000 metros, una reducción que permitió centrar el plan de desescombro.

Desde el Ayuntamiento se ha destacado que para la realización de la planimetría la empresa contratada utilizó una tecnología puntera. Se usaron drones para tomar referencias desde el aire y se marcaron, con puntos sobre el plano, cada una de las edificaciones, muros y volúmenes de todo tipo para crear una nube de puntos, que se pueden visualizar en tres dimensiones.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.