Depana ha asegurado en un comunicado que ya hace tiempo que imponen un ruido de fondo sobre la supuesta agresividad y voracidad de buitres y otros animales "sin la más mínima seriedad más allá de jugar con la falta de conocimiento, sobre este tema, de la opinión pública".

Ha calificado de "caso especialmente escandaloso" lo que ocurrió el 27 de agosto en Llavorsí, donde un ganadero denunció un ataque de oso en el que habría desaparecido una vaca y un ternero habría resultado herido.

"La vaca fue encontrada unos días más tarde por técnicos de la Fundación Oso Pardo ante el desinterés del propio ganadero. Los técnicos también confirmaron que el ternero no había sido herido por ningún oso", ha afirmado la entidad ecologista.

El ganadero, que según Depana cobra importantes cantidades en subvenciones para actividades vinculadas a la conservación de la naturaleza, "mantuvo al animal varios días con las piernas rotas para poder perpetrar su 'performance', violando así la Ley de Protección de los Animales".

Consulta aquí más noticias de Lleida.