La ministra de Educación y portavoz del Gobierno, Isabel Celáa.
La ministra de Educación y portavoz del Gobierno, Isabel Celáa. EFE

El Gobierno ha "garantizado" este viernes a la Junta de Andalucía y a los trabajadores de la planta de Navantia de la Bahía de Cádiz que encontrará una solución a la crisis con Arabia Saudí por la posible la anulación del contrato para la construcción de cinco corbetas, sin descartar la posibilidad de retomar la venta de armas a Riad que la habría motivado.

Así lo ha sugerido la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celáa, cuando al término del Consejo de Ministros ha sido preguntada sobre si el Gobierno se plantea retomar la venta de armas a Arabia Saudí para intentar resolver la anulación de la construcción de las embarcaciones militares.

En lugar de descartar tal posibilidad, Celáa ha explicado que "hay una comisión interministerial que está trabajando en ello, se va a reunir para tratar todos estos asuntos y llegará a resultados que participará en el Consejo de Ministros".

"Depende de la decisión a la que llegue la comisión, la respuesta no está sobre la mesa", ha añadido en respuesta a otra pregunta sobre el futuro del contrato para la venta a Arabia Saudí de 400 bombas de precisión que España paralizó porque podrían ser utilizadas para atacar Yemen.

"Sí puedo garantizar y dar un mensaje de tranquilidad a los trabajadores y a la Junta de que este Gobierno pretende y trabaja, y creo que podrá conseguir, para llegar a una solución de tema satisfactoria para todas las partes", ha dicho Celáa, que ha confiando en que "lo conseguiremos".

Corbetas por armas

Este viernes han saltado las alarmas entre los trabajadores de Navantia de la planta de San Fernando (Cádiz), que han manifestado su temor a que Arabia Saudí cancelara un contrato para construir cinco cobertas, un proyecto que debía empezar a finales de 2018, tendría una duración hasta 2022 y supondría un trabajo equivalente a siete millones de horas para los trabajadores de los astilleros de la Bahía de Cádiz, Ría de Ferrol y Cartagena.

Los trabajadores de Navantia en San Fernando han relacionado esta posible cancelación del contrato con la decisión del Gobierno de paralizar la venta de armas a Arabia Saudí debido a que podrían ser utilizadas en la vecina guerra de Yemen.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha alimentado esta hipótesis al señalar que su Gobierno tuvo conocimiento de la posiblidad de que ese contrato se pudiera rescindir y que se puso en contacto con el Ejecutuvo central "a todos los niveles" para trasladarle su preocupación.

Este viernes la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, ha asegurado que el Gobierno "en ningún momento" va a poner "en riesgo" el contrato para la construcción de los cinco buques militares para Arabia Saudi, valorado en 1.813 millones de euros y que, según ha señalado, está "vigente".

"Hasta donde yo sé, el contrato sigue vigente y la fabricación sigue adelante", ha señalado Méndez durante una comparecencia en la comisión de Defensa del Congreso.

Comisión interministerial

Sin embargo, el Gobierno ha convocado a la Junta Interministerial para el Comercio y Contro del Material de Defensa y Tecnologías de Doble Uso (JIMDDU), donde tienen representación los ministerios de Presidencia, Asuntos Exteriores, Defensa, Economía, Industria, Hacienda e Interior, para buscar una solución a una situación que Celáa se ha negado de calificar de "crisis diplomática" y ha insistido en que el Ejecutivo sabrá resolver de manera satisfactoria.

"Le puedo garantizar a los trabajadores que el Gobierno conseguirá llegar a una solución del tema satisfactoria para todas las partes", ha dicho la portavoz que, acerca de las sospechas de que la decisión de Riad pudiera deberse a la paralización del contrato de venta de armas se ha limitado a decir que "el Gobierno tiene su propio criterio".

No obstante, ha afirmado que "los 6.000 trabjadores de la Bahía de Cádiz pueden estar seguros de que este Gobierno está con ellos".