Los dos ertzainas que el 25 de enero de 2016 arrestaron a Daniel M. tras haber matado a la bebé Alicia, a la que lanzó desde la ventana de un piso de Vitoria, han asegurado que el acusado tenía "plena consciencia" y se comportaba de forma "coherente" en el momento de la detención. No obstante, otros agentes han declarado que, unas horas después, empezó a hablar de forma "inconexa", como si tuviera "delirios".

Estos agentes han comparecido este viernes como testigos en el juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Álava en relación al asesinato de Alicia, una bebé de 17 meses, por el que Daniel M. se enfrenta a una posible condena de prisión permanente revisable.

Los dos ertzainas que se encargaron de detener al acusado en la madrugada del 25 de enero de 2016 han asegurado que este joven, que ha reconocido haber matado al bebé y cuya defensa reclama la eximente completa por enajenación mental, tenía "plena consciencia" de lo ocurrido y se comportaba de forma "coherente" cuando, poco después de haber lanzado a Alicia desde la ventana de un piso de Vitoria, fue arrestado en su domicilio.

No obstante, otros dos ertzainas que, pocas horas después, se encargaron de leer los derechos al acusado cuando éste se encontraba ya en el calabozo han testificado que Daniel M., que asegura que lanzó a Alicia por la ventana porque vio en ella a la "semilla del mal" y al "demonio", parecía ser víctima de "delirios".

Estos ertzainas han explicado que el joven parecía no entender nada de lo que le decían, y que hablaba de forma "inconexa", pidiendo que fueran a recoger a su madre "en helicóptero" y haciendo exclamaciones "que no venían a cuento".

(Habrá ampliación)

Consulta aquí más noticias de Álava.