Los fallecidos por el fuerte terremoto que sacudió este jueves la isla japonesa de Hokkaido (norte del país) ascienden ya a 18, según confirmó este viernes el primer ministro nipón, Shinzo Abe, mientras que más del 40% del suministro eléctrico de la ínsula ha sido restablecido.

"Hasta ahora 18 personas han fallecido y 26 están desaparecidas en la localidad de Atsuma", epicentro del seísmo, detalló Abe en una rueda de prensa tras la reunión de emergencia de su Gabinete.

El jefe del Ejecutivo nipón, Shinzo Abe, informó de que las labores de rescate continúan en las áreas afectadas e instó a la población a extremar la precaución en las próximas horas, dado que se prevén lluvias que podrían provocar derrumbes y deslizamientos de tierra.

El ministro de Comercio e Industria, encargado de las cuestiones energéticas, Hiroshige Seko, informó por su parte de que se ha restablecido el 47% del suministro eléctrico en la isla. Hasta las 6.00 hora local (21.00 GMT del jueves), la luz había vuelto a 1,4 millones de viviendas y establecimientos, detalló Seko en rueda de prensa.

Unos 40.000 efectivos de las Fuerzas de Autodefensa (Ejército), la policía, los bomberos y la guardia costera prosiguen "sin descanso" con la búsqueda de las 24 personas que están desaparecidas en la localidad de Atsuma, epicentro del seísmo, explicó por su parte el ministro portavoz del Ejecutivo, Yoshihide Suga.

Apagones

La producción eléctrica en la isla ascendía a 1,89 millones de kilovatios y también está recibiendo electricidad desde la isla principal de Honshu, después de que el Gobierno central pidiera apoyo energético de otras eléctricas del país para resolver lo antes posible los apagones, que también afectaron a hospitales.

Se espera que con la reanudación de las operaciones en plantas térmicas e hidroeléctricas a lo largo del día la capacidad ascienda este viernes hasta los 3,12 millones de kilovatios, en torno al 80% de la producción máxima registrada un día antes del seísmo, por lo que la eléctrica ha pedido a los consumidores que ahorren todo lo posible.

El terremoto de 6,7 grados Richter que sacudió la isla nipona en la madrugada del jueves provocó que la central térmica de Tomato, en Atsuma (epicentro del temblor y donde se produce en torno a la mitad de la electricidad de la prefectura) y otras plantas energéticas se detuvieran, dejando a 2,95 millones de viviendas y locales sin luz.

El corte del suministro eléctrico afectó también a los servicios de transporte, que comenzarán a reanudarse en las próximas horas.

El operador ferroviario JR Hokkaido dijo que los trenes de alta velocidad reanudarán las operaciones en torno al mediodía, así como el metro, mientras que el nuevo aeropuerto de Chitose, el mayor de Sapporo, tiene previsto abrir hoy para el aterrizaje de vuelos.