Tras tener conocimiento de la existencia de peces muertos en uno de los arroyos de Amezketa, inspectores de URA han recogidos muestras del agua para investigar un posible vertido tóxico. Por su parte, personal de la Diputación se ha hecho cargo de los peces muertos para analizar las causas de la muerte.

En una primera comprobación se ha visto que aguas arriba de la regata donde se han encontrado los animales fallecidos había peces vivos, por lo que se está poniendo el foco de atención en aguas abajo, siguiendo el curso del agua para determinar el origen y el compuesto que habría provocado la mortandad.

Desde URA han insistido en la importancia de llamar al teléfono del servicio de emergencias 112 cuando se encuentren animales muertos, como en este caso, para poder intervenir cuando antes en detectar el origen de la muerte, y evitar nuevos vertidos tóxicos, aplicando de inmediato medidas correctoras.

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.