Soraya Sáenz de Santamaría
Soraya Saénz de Santamaría, a su llegada al Congreso. Zipi / EFE

Soraya Sáenz de Santamaría no se ha presentado al inicio de la reunión del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, la primera con todos los diputados presidida por el nuevo presidente del partido, Pablo Casado. La exvicepresidenta del Gobierno ha explicado después que no ha podido asistir por problemas de agenda y que quiere tener una conversación "tranquila" con el nuevo líder popular.

Así lo ha explicado la propia Sáenz de Santamaría en declaraciones en el patio del Congreso, en las que ha asegurado que le "preocupa mucho España" y la labor que tiene que hacer su partido, y eso es "lo primero" que va a tener en cuenta para decidir qué hacer.

Pese a las preguntas de los periodistas, tanto sobre los puestos que le ofrece ya Casado -le sigue reservando una plaza en el Comité Ejecutivo Nacional y le propone también presidir una Comisión del Congreso- como sobre una posible candidatura, la exvicepresidenta no ha querido especular sobre lo que hará.

Ha subrayado en cualquier caso que lo primero de todo es hablar con quien fue su rival en las primarias y ahora preside el partido. Y tras ese encuentro "cuando tengamos algo que decirles ya se lo diremos".

Soraya Sáenz de Santamaría no ha coincidido con Casado porque el líder del PP, que viaja esta misma jornada a Viena, se ha marchado del Congreso instantes antes de que llegara ella.

"No ha sido un plantón"

En conversación informal con los periodistas, Sáenz de Santamaría ha negado tajantemente haber dado un plantón a Casado al no asistir a la reunión del grupo popular esta mañana.

Y ha contado que este miércoles por la tarde habló con la portavoz del PP, Dolors Montserrat, para explicarle que tenía un compromiso previo. Montserrat le dijo que no había problema y admitió que serían más las ausencias dado que la reunión se había convocado con muy poco tiempo.

De la misma manera, José Luis Ayllón, ha explicado que él, como Fátima Báñez que tampoco ha asistido, igualmente tenía una cita previa y no le dio tiempo a anularla. "Pura casualidad, no hay ninguna animosidad", ha asegurado el exjefe de gabinete de Mariano Rajoy y mano derecha de Santamaría.

También ha querido Sáenz de Santamaría restar importancia al lugar que le han asignado en el hemiciclo, y ha señalado que la portavoz del grupo debe ponerla donde considere.

Su escaño está en segunda fila del grupo -tercera de hemiciclo-, en la esquina contraria en la que está Casado, en su caso en la primera fila del grupo.

La exvicepresidenta del Gobierno pensaba pedirle la cita a Casado para hablar con él. Pero al haberse ido el líder del PP, esperará a otro momento para concretar el encuentro.

Sí ha ido Cospedal

La reunión ha comenzado pasadas las nueve de la mañana. Sí ha acudido la exministra de Defensa y ex secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, quien también aspiró a la presidencia del partido sin éxito; se ha presentado sonriente y ha ocupado asiento en la primera fila de la sala, junto a la dirección del grupo.

También ha acudido a la cita Celia Villalobos, veterana diputada que acaba de perder su escaño en la Diputación Permanente del Congreso tras casi 30 años, sustituida por la nueva dirección 'popular'. Villalobos ha optado por ocupar un escaño en la última fila de la sala y lo ha hecho sola, aunque justo antes de empezar la reunión se ha sentado a su lado otra diputada que acababa de llegar.

Casado preside por primera vez esta reunión del PP del Congreso previa al primer Pleno del periodo de sesiones. Tanto Santamaría como Cospedal guardan de momento silencio sobre su futuro político, aunque la exministra de Defensa ya ha adelantado que va a dejar la presidencia del PP en Castilla-La Mancha para que en un mes se elija a su sucesor.

Cabe la posibilidad de que la dirigente 'popular', que fue la mano derecha de Rajoy en Génova, opte a encabezar la lista del PP al Parlamento Europeo en las elecciones del año que viene.

Casado le guarda sitio

Por su parte, Casado ha asegurado que la exvicepresidenta tiene reservado un puesto en el Comité Ejecutivo del partido y que podría ocupar, si quiere, una presidencia de comisión en el Congreso, pero ha reconocido que todavía no sabe qué planes tiene.

En declaraciones en los pasillos de la Cámara Baja, Casado ha restado importancia a la ausencia de Santamaría y de su entorno en la reunión del Grupo Popular. "Cada uno tiene su agenda --ha dicho--. Tengo la mejor consideración y el mejor aprecio a mi compañera y el Grupo también".

El líder del PP ha asegurado que se ha visto con los exministros que son diputados y que les agradece su trabajo, algunos al frente de comisiones parlamentarias. Y ha asegurado que este podría ser también el puesto de Santamaría. "Estoy convencido de que sus compañeros de grupo le cederían la presidencia de comisión parlamentaria que considerara", ha agregado.

No ha querido aclarar cuándo ha hablado con ella por última vez ni si le guarda también un hueco al frente de una candidatura autonómica o municipal, en las que ha dicho que el PP está trabajando, "en ver que sean las mejores".