The Bahnhofstrasse, Zurich
The Bahnhofstrasse, Zurich. 20MINUTOS.ES

La Bahnhofstrasse, en Zúrich, y la Rue du Rhône, en Ginebra, atesoran los metros cuadrados más caros del mundo: hombres de negocios, funcionarios internacionales y turistas peregrinan por sus aceras en búsqueda de las anheladas marcas de lujo, convertidas en los nuevos becerros de oro del consumo.

¿Qué tienen en común empresas de sectores tan dispares como Apple, Tom Ford, Guess, Louis Vuitton, Dior, Gucci, Omega o Boucheron? No sólo el astronómico precio de los productos que venden, sino que están casi literalmente empujándose unas a las otras para poder abrir una tienda en dos de las más prestigiosas y caras calles del planeta.

Entre las calles más caras

Y es que la Bahnhofstrasse y la Rue du Rhône figuran en la lista de las diez calles del mundo donde el espacio cuesta más caro, con 392 y 381 euros por metro cuadrado y mes, respectivamente. Lista que encabezan en lo que se refiere al poder adquisitivo. De ahí que los altos precios no hayan impedido Guess ya haya abierto dos tiendas, Apple inaugure este año sendos puestos de venta, Bucheron haya hecho lo propio y Louis Vuitton haya ampliado la suya en Ginebra.

El astronómico precio del metro cuadrado provoca que alguna marcas se desplacen hacia otras zonas de la ciudad

Sólo en este invierno seis marcas de lujo han abierto sus puertas en la llamada 'milla del lujo' en la ciudad que baña el lago Leman. Pero el astronómico precio del metro cuadrado ha provocado que algunas otras marcas se desplacen hacia rincones de la ciudad vieja ginebrina o se vendan directamente en los hoteles para atender a la cada vez más rica y consumista clientela rusa.

La influencia de los clientes

Según un estudio de Bak Economics y la Escuela de Turismo de Zúrich, la influencia de los clientes de hoteles en la capital económica suiza es determinante: de media un cliente de hotel gasta 324 euros por día, el 27% de ese monto en compras, y de ellas, el 61% en adquisición de relojes y joyas. De los cálculos de las dos instituciones se desprende que anualmente los clientes de hoteles en Zúrich gastan 200 millones de euros.

Pero a pesar del coste del alquiler, a las marcas les sale a cuenta, por ello Cartier, Salvatore Ferragamo, Sprüngli y Navyboot renovaron su lugar de venta en la Bahnhofstrasse, y la prestigiosa marca de plumas estilográficas Montblanc duplicó el espacio disponible en su tienda. Ermenegildo Zegna, en su tienda de esa calle de Zúrich, incrementó en un 40 por ciento sus ventas con respecto al año anterior, más que cualquier otra tienda de la marca en el mundo, según los datos de Location Services AG.