Robots, los héroes de Fukushima
La central de Fukushima sufrió explosiones en los edificios que albergan los reactores nucleares y se liberó radiación al exterior. GLOBAL RESEARCH

El Gobierno de Japón ha reconocido este miércoles por primera vez la muerte de un trabajador de la planta nuclear de Fukusima Daiichi por un cáncer debido a la exposición a la radiación derivada del accidente provocado por el terremoto y el tsunami de marzo de 2011, que ocasionó 15.000 víctimas mortales.

Según las informaciones recogidas por la cadena de televisión NHK, el fallecido, de cerca de 50 años de edad, tenía entre sus funciones medir los niveles de radiación en las instalaciones inmediatamente después del suceso.

El hombre trabajó en la central hasta 2015, y posteriormente se le diagnosticó un cáncer de pulmón que provocó su muerte. Los ministerios de Sanidad y Trabajo no han desvelado la fecha en la que tuvo lugar el fallecimiento.

Otros cuatro enfermos

Las autoridades habían confirmado previamente que un total de cuatro trabajadores de la central habían sufrido leucemia y cáncer de tiroides a causa de la exposición a la radiación, si bien esta es la primera muerte reconocida por Tokio.