Un cinturón de carreteras de 70 kilómetros de longitud rodeará Madrid. Un pentágono formado por cinco autovías gratuitas unirá Ávila, Segovia, Guadalajara, Tarancón, Toledo y Maqueda alrededor de la región. Ése es el proyecto que ya estudia el Ministerio de Fomento para paliar el tránsito de vehículos en la comunidad. Podría ser una realidad dentro de seis años.

El proyecto Pentágono, que forma parte del Plan Estratégico de Infraestructuras para Madrid, supone la creación de una especie de M-70, que uniría la principales ciudades cercanas a Madrid y permitiría a su vez conectar con las seis autovías que parten de la capital.

Cinco autovías

Cada uno de los lados de ese pentágono lo integrarían cinco autovías unidas entre sí. Actualmente sólo existe la carretera que une Ávila y Segovia, que es de peaje. La idea es prolongar desde este último punto para conectar con la A-1, aproximadamente a la altura de La Pinilla.

Las cuatro autovías restantes unirían la A-1 con Guadalajara (A-2) y Tarancón (A-3); Tarancón con Toledo (A-42), pasando por la A-4; Toledo con Maqueda (A-5); y Maqueda con Ávila.

El proyecto está en estudio y no se terminará en la presente legislatura. Todavía falta por determinar los trazados definitivos, que deben establecerse sin afectar el entorno medioambiental y los parajes especialmente protegidos.

Obras de mejora en la A-3 y la A-6

Fomento va a mejorar el trazado entre los puntos kilométricos 69,500 y el 70,700 de la autovía de Valencia (A-3). Se eliminarán tres curvas muy cerradas de la vía, por donde muchos vehículos transitan a velocidades desproporcionadas. Además, el Ministerio ha aprobado la licitación de un estudio para realizar una variante de la A-6 a la altura de Las Rozas, que tendría unos diez kilómetros. La finalidad es evitar este tramo que presenta un trazado deficiente y una calzada demasiado estrecha.