Afganistán
Afganistán Wikimedia Commons/CC

Al menos 20 personas han muerto y otras 70 han resultado heridas este miércoles tras dos explosiones en el barrio chií de Dasht-e-Barchi, en Kabul (Afganistán), según han informado fuentes oficiales. La primera se ha producido en un centro deportivo y la segunda, dos horas después, en las inmediaciones del lugar, cuando los servicios de emergencia y los periodistas acudieron al área.

"En los dos ataques terroristas han muerto hasta ahora 20 personas, todas ellas civiles, y otras 70 han resultado heridas. El número podría cambiar en las próximas horas", dijo en un comunicado el viceportavoz del Ministerio de Interior afgano, Nasrat Rahimi.

El primer ataque se ha producido alrededor de las 18:00 horas (13:30 GMT) en el distrito policial número seis, en el oeste de la capital del país, entre un grupo de "atletas" que se reunió en el centro deportivo, según confirmó Hashmat Stanekzai, portavoz de la Policía de Kabul.

"El atacante suicida hizo detonar sus explosivos dentro del Club de Lucha Maiwand, la información inicial muestra que cuatro civiles murieron y otros 18 resultaron heridos, todos los cuales han sido ya trasladados a hospitales", dijo en su grupo oficial de Whatsapp el portavoz del Ministerio de Interior, Nasrat Rahimi.

La segunda explosión formaba parte de una táctica habitual de los insurgentes, que buscan elevar las bajas al atacar a los equipos de emergencia y periodistas que acuden al lugar del primer atentado, un objetivo que volvieron a lograr en esta ocasión.

Un vecino de la zona, Latif Nikzad, afirmó que la explosión tuvo lugar en el interior de un club de lucha, cuyo guardia fue asesinado a tiros y en el que estaban reunidos decenas de jóvenes para presenciar una pelea. Este testigo también vio un gran número de víctimas siendo trasladadas en vehículos policiales desde el lugar del suceso.

Seis periodistas afectados

"Los periodistas Samin Faramarz (derecha) y Ramiz Ahmadi (izquierda) han perdido su vida hoy en el ataque de Kabul y nos dejaron, una vez más, en una profunda tristeza", anunció en su cuenta de la red social Twitter Lotfullah Najafizada, director del canal de televisión privado afgano Tolo.

Mujeeb Khilwatgar, director de la organización en apoyo a la libertad de prensa en Afganistán NAI, confirmó en un comunicado la muerte de los dos periodistas de Tolo y añadió que otros cuatro resultaron heridos, todos ellos miembros de televisiones locales.

Los fallecidos son el reportero Samin Faramarz y el fotoperiodista Ramiz Ahmadi, precisó Khilwatgar. También detalló que tres de los heridos pertenecen al canal Khurshid TV y el cuarto a 1TV.

Periodistas muertos en 2018

A finales del pasado abril, en el peor ataque contra la prensa en Afganistán desde la caída de los talibanes en 2001, nueve periodistas murieron en un doble atentado suicida reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el centro de Kabul.

La organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) calificó ese doble atentado como el más mortífero en Afganistán desde 2001, por encima del ocurrido en 2016, cuando una acción suicida con un coche bomba causó la muerte de siete colaboradores también de la cadena Tolo.

Hasta el pasado 30 de abril, RSF había contabilizado el fallecimiento de 11 periodistas en Afganistán en lo que iba de año, lo que le convertía en el país asiático más mortífero para los informadores en 2018.

Cadena de atentados

Dasht-e-Barchi, el barrio donde ocurrieron los ataques, fue a mediados de agosto objeto de otro atentado a un centro educativo en el que murieron 34 estudiantes y más de medio centenar resultaron heridos.

Esta no fue la primera vez que los insurgentes atacaron un centro chií, ya que ha habido casos de atentados contra edificios culturales y religiosos, especialmente de la minoría étnica hazara.

También a principios de agosto, tuvo lugar otro ataque contra la comunidad chií en la provincia de Paktia, en el este de Afganistán, donde 30 personas murieron y 81 resultaron heridas en un ataque suicida a una mezquita de esta minoría.