El director de 20minutos, Arsenio Escolar, y el presidente del Gobierno, J. L. Rodríguez Zapatero, durante la entrevista. (JORGE PARÍS)
El director de 20minutos, Arsenio Escolar, y el presidente del Gobierno, J. L. Rodríguez Zapatero, durante la entrevista. (JORGE PARÍS)

20minutos.es publica en distintos capítulos el sábado 2 de febrero y el domingo 3 la entrevista que realizó el viernes 1 en el Palacio de la Moncloa al presidente del Gobierno.

Durante casi dos horas de conversación, José Luis Rodríguez Zapatero ha respondido a las preguntas del director del diario, Arsenio Escolar; el subdirector de Actualidad, Francisco Frechoso, y el corresponsal político, Juan Carlos Escudier, sobre los principales temas de la actualidad política y los asuntos que más preocupan a los ciudadanos de a pie. La situación del PP tras el caso Gallardón, las difíciles relaciones del Gobierno con la jerarquía eclesiástica y la reacción de ésta ante leyes como las del aborto y los matrimonios homosexuales completan la primera entrega de la extensa conversación con el presidente. El lunes, 20minutos.es publicará el texto íntegro de la entrevista y 20 minutos un amplio resumen en sus 15 ediciones impresas.

¿Se ha equivocado Rajoy al no incluir a Gallardón en las listas electorales?

Eso es un ejemplo de dos cosas: la primera, que en estos momentos el PP está conducido por los sectores más conservadores, que no aceptan a Gallardón, y la segunda, una incapacidad para conducir ese barco. Si alguien no es capaz ni de resolver una lista de Madrid pues podrán imaginárselo ante los problemas que tiene la gobernabilidad de un país. Lo de Gallardón, en sí mismo, tiene el valor que tiene, pero abona hipótesis que podían tener muchos ciudadanos sobre ese control del PP por los sectores más derechistas, por los aledaños de emisoras de los obispos que quieren mandar... quieren mandar. Mandan ya en el PP y quieren mandar en España. Es así de fácil. Esto es básicamente lo que hay en juego en estas elecciones.

El entorno pseudointelectual de la emisora de los obispos quiere mandar en España y esto es, básicamente, lo que hay en juego en estas elecciones

¿La COPE quiere mandar en España?

El entorno, ese entorno pseudointelectual.

¿Qué le parece la nota que hizo pública el jueves la Conferencia Episcopal sobre las elecciones?

Me gustaría haber visto una nota de los obispos en la que las palabras que predominaran fueran concordia, convivencia, diálogo... y no una en la que predominan admoniciones, reproches, división, establecer lo que es justo o injusto, lo que es legítimo o ilegítimo...

...Y lo que hay que votar o no hay que votar.

Sí, lo que pasa es que yo creo que los obispos deberían haber descubierto hace tiempo que los españoles se sienten muy libres y no admiten imposiciones de nadie. Y seguramente a muchos católicos les gustaría tener unos obispos -manteniendo sus principios morales y la defensa de determinados derechos, por supuesto- más sensibles ante los problemas de la miseria en el mundo. Es significativo que en toda esa nota, que es larga, no se diga nada de la ayuda a la cooperación y al desarrollo que hace España, porque hay una parte importante de esa ayuda que la hacen ONG de signo católico, con las que colaboramos, y en el Gobierno estamos muy contentos de ello.

Los obispos abrieron la legislatura con manifestaciones y la están cerrando con notas en las que piden que no se vote al Partido Socialista. ¿No se le ha pasado por la cabeza la idea de romper el Concordato entre España y la Santa Sede?

Hay un contrato entre el sector más duro y más radical de los obispos y el Partido Popular. Es evidente ¿no? Unos nos atacan y secundan las manifestaciones y otros anuncian que retirarán la Educación para la Ciudadanía, que cambiarán la ley del matrimonio homosexual...

No me reconocería a mí mismo si mi reacción por la campaña antigobierno que hace la Conferencia Episcopal contra el PSOE fuera privarles de la financiación o decir hasta aquí hemos llegado

Y el Gobierno reacciona ante ese frente, ante ese contrato, mejorando las condiciones de la Iglesia...

Pues el Gobierno reacciona respetando la Constitución y lo que en mi opinión es el espíritu de la Constitución. La Constitución dice que estamos en un estado aconfesional, un estado laico, que defiendo activamente como es perfectamente notorio. Pero también establece que los poderes públicos han de tener una relación especial con la Iglesia católica porque es la confesión mayoritaria. Dentro de esa relación hay unos acuerdos y, desde luego, no me reconocería a mí mismo si mi reacción por la campaña antigobierno que hace la Conferencia Episcopal contra el PSOE fuera privarles de la financiación o decir hasta aquí hemos llegado. No me reconocería a mí mismo. Seguramente eso respondería a un modelo de actuar, a un modelo de ser que poco coincide con mi voluntad de diálogo, con mi tolerancia.

¿No se ve en la próxima legislatura denunciando el Concordato, planteando otra relación con la Iglesia?

Me veo siendo tan firme como he sido en las leyes de desarrollo de derechos civiles más avanzadas del mundo, donde no he vacilado ni un minuto. Tan firme como dialogante con aquellos que mantienen posiciones contrarias a las mías. Creo que mi obligación como presidente del Gobierno es gobernar para todos, incluso para aquellos que hacen campañas como la que están haciendo los obispos.

En el tema del aborto vamos a buscar un consenso político para abrir la posibilidad de una reforma de la ley

Esa marcha atrás que ha emprendido su Gobierno en temas como el aborto ¿tiene algo que ver con esta postura que mantiene la Iglesia?

No, no, porque aquí ha habido leyes que han provocado mucho más rechazo. La ley que más rechazo ha provocado por parte de la Iglesia, por la que más se han movilizado, ha sido la ley del matrimonio homosexual porque suponía para ellos un ataque a la familia. En fin, algo que a mí me parece insólito. No, en el tema del aborto vamos a hacer una reflexión, un análisis con datos contrastados de cómo ha sido la aplicación de la ley vigente, y vamos a tener un diálogo con las organizaciones que participan desde el punto de vista médico y científico. Y también vamos a buscar un consenso político para abrir la posibilidad de una reforma de la ley. Es un consenso, además, que se gana, incluso con el tiempo. Por ejemplo, hicimos la ley del divorcio exprés. El PP puso el grito en el cielo y ahora ya he oído a Rajoy decir que no cambiaría esa ley. Con esta derecha, que siempre va veinte años por detrás en la democracia... No quiero mirar más atrás, pero en democracia, en cuestiones de principios, de valores, de derechos va veinte años por detrás. Bueno, pues con esta derecha vamos a ver si en la próxima legislatura podemos establecer un diálogo más sereno.

Por cierto ¿Usted se confiesa?

No, no me confieso... (ja, ja, ja).

Pero es cristiano.

Bueno, estoy bautizado y me he casado por la Iglesia.

¿Reza?

No, no rezo.