(Puedes ampliar o reducir este mapa, o desplazarte por él). 

La Policía Local ha desalojado un piso, en la calle Hornija, donde vivían hacinados 30 personas, de nacionalidad rumana, en condiciones de total insalubridad.

El desalojo se produce después de que un matrimonio octogenario que vivía justo debajo abandonó el jueves su vivienda porque era insegura y el techo de algunas habitaciones llegó incluso a caerse, según publicó El Norte de Castilla.

Las 30 personas abandonaron el piso sobre 10.30 horas de hoy su piso, ubicado en el número 4 de la calle Hornija, portando colchones, bolsas y diferentes enseres personales ante la atenta mirada de otros vecinos del edificio y de la Policía, que posteriormente precintó la vivienda.

Muy enfadados

Los residentes en el edificio se mostraron indignados y desamparados por la situación que han vivido.

Según la vecina del tercero, "colgaban cochinos por la ventana, los descuartizaban y la sangre resbalaba por la pared del patio de luces". Asimismo, la vecina incidió en que arrojaban todo tipo de basura como "compresas, pañales y preservativos".

En este sentido, hizo hincapié en que se han dirigido a ellos en numerosas ocasiones para tratar de solucionar el problema y, la única respuesta era:"¡No entender, no enteder!, ¡no hablar!".

A su vez, otra vecina del segundo, Felisa Castrillo, aseveró que sus vecinos contiguos, los que abandonaron su vivienda por riesgo a un posible desplome, "tenían el techo que se caía del agua porque había mucha humedad".

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALLADOLID.