'El curioso incidente del perro a medianoche'
Álex Villazán como Christopher Boone en la obra 'El curioso incidente del perro a medianoche'. David Ruano

Basada en la exitosa novela de Mark Haddon y adaptada a los escenarios por Simon Stephens, El curioso incidente del perro a medianoche se ha convertido en uno de los mayores éxitos teatrales de los últimos años.

Ahora, este mismo miércoles 5 de septiembre, tras hacerse con importantes galardones internacionales tales como siete premios Olivier (Londres) y cinco premios Tony (Broadway) la obra aterriza en el madrileño teatro Marquina –con colaboración de La Joven Compañía– de la mano de José Luis Collado, con dirección de José Luis Arellano y con el joven Álex Villazán como protagonista.

El actor interpreta a Christopher Boone, un chico con Asperger y una capacidad intelectual deslumbrante que decide investigar la extraña muerte del perro de su vecina, de la que él es el principal sospechoso. Partiendo de esta trama, se abordan temas como la tolerancia, la honestidad, la relación entre padres e hijos y el crucial paso a la vida adulta.

Para preparar el personaje han partido del hecho de que se trata de un muchacho de 15 años. "Da igual que tenga síndrome de Asperger, lo importante es que es un adolescente con sus inquietudes, con esa energía de búsqueda, esa pulsión que hemos tenido todos. Partiendo de ahí nos centramos en el texto original, que es la mejor guía", explica Villazán a 20minutos.es.

"También hice lo típico, me documenté, leí sobre el síndrome de Asperger y el autismo, vi documentales, series... Y luego busqué un punto en común que tienen estos chicos: la mirada, cómo miran y cómo ven el mundo. Eso me pareció muy interesante y aprovechable a la hora de interpretar a uno en el teatro", añade.

A partir de ahí, y con el asesoramiento de una pedagoga experta en la materia, el intérprete ha logrado dar vida a un personaje fascinante, un detectivo insólito que debe resolver un misterio mientras se desenvuelve en el más complejo de los escenarios, su propia mente.

Para construir semejante entorno, el director se ha aliado con el escenógrafo Gerardo Vera. Juntos han ideado un montaje onírico de luces y sombras. "Hemos tratado de contar cómo funciona el cerebro de Christopher a través de la escenografía, creando un gran cubo que representa un cerebro matemático donde la luz, los objetos y los dibujos cobran una gran importancia", explica Arellano.

Álex Villazán asegura que afronta este papel, con diferencia el más mediático de su carrera, "con tranquilidad y mucha alegría, con todo el amor y el deseo de que la gente vaya al teatro, ya que es una historia que debe ser contada y vista".

Además, el joven dice sentirse muy afortunado, privilegiado incluso, ya que "la situación es muy complicada, una tasa de desempleo en el mundo de la interpretación joven brutal, desorbitada". Cree que hay que seguir luchando para cambiar eso, para mejorar el panorama, y también para que el teatro perdure.

"Hay que apoyar al teatro, y a la interpretación en general, porque es la casa de la libertad y no tiene que dejar de serlo nunca. Es un removedor de conciencias brutal. Intentamos que nos apoye todo el mundo, sobre todo los que tienen el poder, que nos ponen muchas trabas", sentencia el joven.

Aunque de momento solo hay programadas obras hasta el 14 de octubre, la idea es que El curioso incidente del perro a medianoche permanezca en el renovado teatro Marquina una larga temporada.