Concepción Pascual Lizana
La ya ex Directora General de Trabajo, Concepción Pascual Lizana. Ministerio de Trabajo / EFE

La Directora General de Trabajo, Concepción Pascual Lizana, ha presentado su dimisión tras asumir la responsabilidad de haber firmado el expediente del visto bueno del nuevo sindicato denominado Organización de Trabajadoras Sexuales (Otras).

La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio ha aceptado su cese.

Concepción Pascual "ha asumido voluntariamente todas las responsabilidades del registro de los estatutos de Otras, la Organización de Trabajadoras Sexuales" dado que se llevó a cabo ante la dirección de la que ella era la máxima responsable, ha precisado Trabajo.

Preguntado por los periodistas, el secretario de Organización del PSOE, Jose Luis Ábalos, ha señalado que Pascual "igual no supo interpretar" la trascendencia de dar el visto bueno a ese sindicato, "porque en la administración no todo el mundo tiene sensibilidad política ni se le exige".

"Ya ha habido una asunción de responsabilidad. Creo que la directora general de Trabajo ha dimitido", ha dicho Ábalos en una rueda de prensa ante una pregunta expresa de que si este error del Ejecutivo iba a provocar algún tipo de asunciones de responsabilidad.

"Gol por la escuadra"

El pasado 4 de agosto, el BOE publicó la constitución del sindicato Otras después de que la Dirección General de Trabajo comprobase que reunía los requisitos legales. Concepción Pascual era la máxima responsable de esa dirección.

Tras conocer la noticia, las críticas al Gobierno no se hicieron esperar. Una de las más fuertes fue la de la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, que urgió a Pedro Sánchez a "hacer lo que tenga que hacer para parar" el registro de la organización, que a su juicio constituía un intento de "legalizar la prostitución, la trata y la explotación sexual" de las mujeres.

Ese mismo día la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, reconoció que le habían "colado un gol por la escuadra", que "desconocía por completo" que su ministerio había dado el visto bueno al sindicato, y que haría lo necesario para anularlo lo antes posible. 

La mañana de este lunes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, calificaba "de incidente administrativo" la resolución del Gobierno autorizando la creación de una organización de trabajadoras sexuales y ha recordado que el ejecutivo prepara una ley contra la explotación sexual porque "este asunto debe estar resuelto".

El sindicato Otras, por su parte, ha lamentado que "un Gobierno que dice ser feminista haya forzado el cese de una mujer que actuó conforme a derecho cumpliendo la normativa vigente".

Otras, que tiene su sede en Barcelona y cuenta con el apoyo de la asociación Aprosex y otros colectivos de mujeres, ha agradecido a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, su "valentía" por apoyar la constitución de este sindicato.

Según el sindicato, con el gesto de Colau de posicionarse junto a las trabajadoras sexuales "no ganarás votos, pero sí el respeto de las de abajo".

Cs critica "puritanismo"

Por su parte, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha criticado el "puritanismo" y la "hipocresía" con la que cree que actúa el Gobierno ante la polémica.

En la rueda de prensa tras el Comité de Dirección del partido, Rivera ha recordado que la postura de su partido es la de "regularizar" la prostitución que se ejerza "en libertad y sin coacciones" y ha acusado al Ejecutivo de ser "más conservador que los conservadores" en esta cuestión.

"No podemos estar de acuerdo en la posición prohibicionista y puritanista en la que se compara la prostitución forzosa, las mafias, los delincuentes, los proxenetas con la desprotección de mujeres y hombres que en libertad o sin coacción puedan libremente, sin juicios morales, ejercer esa tarea", ha afirmado.

Así, ha considerado que el "prohibicionismo" ante la prostitución ha fracasado y ha instado a no ser hipócritas y "poner una venda en los ojos" ante esta cuestión, para la que ha pedido un debate "con serenidad y consenso" y no mirar hacia otro lado, como considera que está haciendo el Gobierno.

Rivera ha admitido que solo una "mínima" parte de la prostitución se ejerce sin coacción, mientras que entre un 70 y un 80 por ciento es delictiva o trata de personas, pero para la minoría que quiera dedicarse a esta actividad libremente el Estado debe ejercer un control para protegerles y "sacarles de la calle".

El perfil de Pascual

Concepción Pascual fue nombrada directora general de Trabajo el 6 de julio de 2018. Es licenciada en derecho por la Universidad de Zaragoza e ingresó en el Cuerpo de Gestión de la Administración General del Estado en diciembre de 1985. Además, desde abril de 1997 pertenece al cuerpo superior de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social.

Ha desempeñado puestos de jefe en el servicio de relaciones laborales de la delegación de Barcelona del departamento de Trabajo de la Generalitat de Cataluña y ha sido subdirectora de Seguridad y Salud en el trabajo en esta región. También fue directora del Instituto Nacional de Seguridad, Salud y Bienestar en el Trabajo y jefa de equipo de Inspección de Trabajo y Seguridad Social en la dirección provincial de Barcelona.