La autopsia practicada al cadáver ha permitido descartar así una muerte violenta y el forense ha atribuido los hematomas y signos visibles de deterioro que presentaba el cuerpo al tiempo transcurrido desde que se produjera la muerte, según han detallado a Europa Press fuentes de la Guardia Civil, que se ha hecho cargo de la investigación.

La mujer fue localizada en la vivienda por un hermano suyo sobre las 13,20 horas del domingo, tras lo que se alertó al 112 informando de que se encontraba inconsciente y que no reaccionaba.

Desde el 112 se avisó entonces a los servicios sanitarios, quienes, a su vez, reclamaron la presencia de las fuerzas de seguridad por este suceso.

La Policía Local confirmó al 112 que la mujer estaba muerta, mientras que la Guardia Civil anunciaba la activación del protocolo judicial para esclarecer este caso, tras lo que fue trasladada al Instituto de Medicina Legal de Granada, desde donde deberá emitirse el informe definitivo de la autopsia.

Consulta aquí más noticias de Granada.