Valtònyc, a su llegada al tribunal belga
Josep Miquel Arenas (i), el rapero conocido como Valtònyc, y uno de sus abogados, Paul Bekaert, a su llegada al tribunal de primera instancia de Gante. Mónica Faro / EFE

La justicia belga no decidirá hasta el próximo 17 de septiembre si entrega o no a España al rapero Josep Miquel Arenas, conocido como Valtonyc, informaron este lunes sus abogados a la salida de la vista celebrada en el juzgado de Gante, oeste del país.

Valtònyc, condenado a una pena de tres años de cárcel por apología del terrorismo, injurias a la Corona y amenazas, se mostró "feliz" por el transcurso de la segunda vista del juicio, que empezó con dos horas de retraso y duró apenas treinta minutos. "Estoy feliz porque estoy libre y podré abrazar a mi familia. La pena es que en España no tendría un juicio justo como éste", afirmó.

Tras su comparecencia, aseguró que "pase lo que pase" su intención es recurrir y calificó de "buena noticia" que el fiscal belga no vea en sus actos una conducta "terrorista". Uno de sus abogados, Simon Beckaert, se mostró optimista sobre que dentro de dos semanas la sentencia será favorable a Valtònyc, pues "no se cumplen ni el principio de doble incriminación ni tampoco el convenio de Derechos Humanos".

La decisión sobre la extradición fue pospuesta por un juez de guardia el pasado 21 de agosto al tratarse de "una cuestión de grandes principios y de libertad de expresión", según explicó en declaraciones a la prensa uno de los abogados del cantante, Simon Bekaert.

Este lunes han acompañado al rapero los tres letrados que se ocupan de su defensa, los belgas Paul y Simon Bekaert así como Gonzalo Boye. "La posibilidad de que el caso vuelva a ser pospuesto es pequeña", aseguró Simon Bekaert antes del juicio, y recordó que aunque el juez acepte la entrega a España podría interponerse recurso.

Valtonyc, que se encuentra en Bélgica desde junio, fue condenado por la Audiencia Nacional a tres años y medio de cárcel por delitos de amenazas, enaltecimiento del terrorismo e injurias a la corona, una sentencia posteriormente confirmada por la Sala Segunda del Tribunal Supremo, y actualmente existe una orden nacional, europea e internacional de búsqueda y captura contra él.

"Puta policía y puta monarquía" o "Cuando digo Gora ETA delante de un guardia civil, por eso te encierran y no por ser un hijo de puta como Urdangarín". Estos son algunos de los 16 versos por los que el rapero tenía que haber ingresado en prisión el pasado mes de mayo, en los que mezcla insultos a la familia real, frases de apoyo a ETA e incluso amenazas a políticos como Esperanza Aguirre o Alberto Ruiz Gallardón.

"Que tengan miedo, joder. Que tengan miedo", que tengan miedo como un guardia civil en Euskadi", dice el rapero en la canción Deberían tener miedo. "Quiero transmitir a los españoles un mensaje de esperanza, ETA es una gran nación". Esta está incluida en el tema Microglicerina, que además añade una mención al exministro de Hacienda: "Un atentado contra Montoro, otro logro para vosotros".