Los hechos ocurrieron el sábado sobre las 14.30 horas, cuando los Mossos acudieron al establecimiento para tratar de reducir al hombre de 43 años que trató de golpearlos y morderlos, ya que se encontraba fuera de sí, según las mismas fuentes.

Según publica este domingo El Periódico, los agentes lograron sacarlo fuera del local y el jefe de turno de la comisaría de Girona, persona designada para utilizar la pistola eléctrica Taser, la descargó contra el hombre, quien se calmó y fue detenido.

Los Mossos, que actuaron en colaboración con la policía local de Salt, detuvieron y trasladaron al hombre a comisaría como presunto autor de delitos de violencia doméstica y atentado contra agentes de la autoridad.

Se trata de la primera vez que el cuerpo policial hace uso de las pistolas eléctricas, que se incorporaron oficialmente a la policía catalana a finales del mes de junio.

Consulta aquí más noticias de Girona.