Squishies
Imagen de un 'squishie' siendo apretado. YOUTUBE

Todo el que tenga a un niño cerca habrá visto alguna vez un squishy. Es el juguete de moda. Se trata de piezas de espuma de poliuretano, de diferentes tamaños y formas, cuyo uso es similar al de las pelotas anti-estrés. Procedentes de Japón y China, han supuesto una auténtica fiebre en niños de todo el mundo. Pero ahora, Dinamarca los ha prohibido, informa su Gobierno.

La Agencia de Protección del Medioambiente de Dinamarca ha realizado un test sobre 12 squishies y ha determinado que todos contenían sustancias químicas con posibles efectos cancerígenos, así como otros productos que pueden causar daños hepáticos, problemas respiratorios, infertilidad e irritación ocular.

Según palabras de Jakob Ellemann-Jensen, ministro danés de Salud y Medio Ambiente, "cuando los doce juguetes contienen grandes cantidades de sustancias dañinas, las alarmas se disparan. Esto indica que puede haber un problema general con todos los squishies".

Dinamarca ha compartido su estudio con sus socios de la UE, aunque Toy Industries of Europe, la principal entidad que agrupa a los fabricantes de juguetes en la UE, considerra que el estudio es "endeble" y que examinar sólo doce squishies es insuficiente para justificar una prohibición.