Fósil del cocodrilo 'Montealtosuchus arrudacamposi'
El profesor Antonio Celso de Arruda Campos enseña el fósil del cocodrilo 'Montealtosuchus Arrudacamposi'. (EFE) 20minutos.es

Paleontólogos de Brasil presentaron este jueves un fósil de unos 80 millones de años de antigüedad, que revela el "eslabón perdido" entre las especies prehistóricas y las actuales.

El esqueleto fósil de la nueva especie, denominado Montealtosuchus Arrudacamposi y del que se recuperó un 80 por ciento, fue encontrado en el municipio de Monte alto, a 360 kilómetros de Sao Paulo, en mayo del 2004. Los estudiosos hicieron un modelo de tamaño natural del reptil de la familia de los Peirosauridae, que se estima tenía entre 1,5 y 1,7 metros de largo.

Poseían miembros largos que les permitían moverse con agilidad para andar en tierra firme
"Es literalmente un eje entre los cocodrilos más primitivos, que vivieron en la época de los dinosaurios hace 80 a 85 millones de años, y los cocodrilos actuales", dijo el paleontólogo Ismar de Souza Carvalho, del Departamento de Geología de la Universidad Federal de Río de Janeiro.

Movilidad y agilidad

Los miembros de la familia de los Peirosauridae, a la que pertenecía el fósil hallado, poseían miembros largos, que le permitían moverse con agilidad para andar en tierra firme, según los científicos. Los especímenes tenían una armadura flexible en el dorso y la cola, que constituía "una gran protección contra otros predadores", dijeron en un documento.

"Fueron ágiles cocodrilomorfos de porte medio, sumamente adaptados a las condiciones del clima árido y caliente del interior de Sao Paulo durante el Cretáceo Superior", agregaron. Aunque con hábitos diferentes, el Montealtosuchus Arrudacamposi muestra la conexión entre los cocodrilos de la época de los dinosaurios y los actuales por presentar características morfológicas intermedias, que se relacionan con ambas formas, indicaron.

"Es una especie rara e importante científicamente", dijo Souza Carvalho sobre el hallazgo, ya que muestra que en la época "estaban ocurriendo novedades evolutivas que llevarían a la fauna actual a como la conocemos". El fósil, "perfectamente conservado", fue encontrado en rocas sedimentarias en una unidad geológica llamada Formación Adamantina.