300 vecinos se la juegan en una carretera sin aceras en una pedanía de Molina

  • Tienen que caminar por la calzada para ir al otro lado de la pedanía de Ribera de Molina.
  • Ahora les han puesto guardarraíles y no pueden pasar.
Peatones intentan caminar por la calzada de la carretera que divide la pedanía esquivando los coches.
Peatones intentan caminar por la calzada de la carretera que divide la pedanía esquivando los coches.

Los vecinos del barrio del Carmen de la pedanía de Ribera de Molina (Molina de Segura) ya no saben qué hacer. Llevan dos años obligados a caminar por la calzada de una carretera comarcal que divide el pueblo en dos para ir a la otra parte de la localidad. «No tiene ni arcenes ni aceras, y en esas estamos 300 vecinos», dice Césarea Martínez, una afectada.

La Consejería de Obras Públicas ha agudizado el problema. «Están poniendo guardarraíles en el espacio por el que la gente podía caminar –se quejan los vecinos–. Lo hacen por los coches, pero olvidan que los peatones tienen que cruzar por ahí».

Los afectados se quejan de que les dan largas, les dicen que no hay dinero o que se va a arreglar, pero «pasa el tiempo y sigue igual». Y ellos creen que se debe a que sólo afecta a 300 de los 1.000 vecinos que viven en la pedanía: «Pocos votos en relación a otras zonas del municipio». Desde el Ayuntamiento se niega que ésta sea la causa.

Reunión entre administraciones

La Consejería de Obras Públicas comunicó ayer su decisión de encontrar una solución que guste a los vecinos con las obras que está realizando en la carretera. Hoy tienen prevista una reunión con representantes del Ayuntamiento de Molina de Segura y los vecinos que están afectados y que tienen que ocupar la calzada para ir a la otra parte de la pedanía.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento