Queso cabrales.
Queso cabrales. DOP CABRALES

14.300 euros por un queso. Esa es la desorbitada cifra que ha pagado el restaurante El Llagar de Colloto de Oviedo por una pieza de Cabrales elaborada por la quesería Valfriu y considerada la mejor de este 2018. Aunque la subasta anual de esta cotizada variedad de quesos siempre alcanza precios muy altos, este año se han batido todos los récords, llegándose a pagar cuatro veces más que en la edición anterior.

Aunque el precio de salida era de sólo 1.000 euros, la reñida puja entre los 15 restaurantes que aspiraban a hacerse con el queso consiguió elevar finalmente la cifra por encima de los 14.000 euros. Un precio que, de todos modos, tampoco se aleja mucho de las fortunas que cada año se pagan por el mejor queso Idiazabal.

En la edición de 2017, por ejemplo, se pagaron más de 8.000 euros por medio queso -lo que quedaba tras la cata del concurso- ganador. Más ajustados son los precios de esta misma variedad en Navarra, donde el chef Leandro Gil, del restaurante La Biblioteca, ha pagado 4.550 euros por el mejor queso -también media pieza en este caso- en el certamen que se organiza en esta zona y en el que Julen Arburua resultó ganador.

Hasta ahora el mayor precio pagado por un Cabrales en un subasta eran los 11.000 euros que se alcanzaron en 2011. ¿Una burbuja alrededor del queso o, mejor dicho, de las subastas y premios?

Eso es lo que algunos expertos aseguran, aunque sin duda la publicidad que los compradores suelen conseguir para sus establecimientos y, suponemos, la posterior cata y venta en raciones servirá en cierto modo para amortizar esta gran inversión.