Alcohol, Hostelería, Bebida, Bar
Alcohol, Hostelería, Bebida, Bar EUROPA PRESS - Archivo

Un equipo de científicos chilenos han probado este martes en ratas un aerosol de aplicación nasal que desarrollaron a partir de células madre para frenar el consumo excesivo de alcohol. El objetivo es inhibir las recaídas que suelen sufrir quienes tratan de vencer al alcoholismo, un proceso que, según los expertos, puede ser muy difícil para las personas.

El grupo investigador de la Universidad de Chile y de la Universidad del Desarrollo ha administrado a las ratas una cantidad de alcohol equivalente a dos botellas de whisky por día durante tres meses. "Las ratas y humanos que han ingerido alcohol durante un periodo prolongado tienen el cerebro inflamado y rancio, procesos que se potencian", explicó al diario el doctor Yedy Israel de la Universidad de Chile y líder del equipo.

Los roedores fueron divididos en dos grupos: uno al que se le inyectó células madre mesenquimáticas (antiinflamtorias) en el líquido cefalorraquídeo y otro al que se le administró un placebo, tras lo que se les mantuvo 14 días en abstinencia.

Como resultado, las ratas que fueron inyectadas tomaron la cantidad equivalente a un bebedor social (28 gramos de alcohol) y los que recibieron el placebo aumentaron la ingesta, tomando el equivalente a media botella de whisky en una hora.

Para simplificar la aplicación de las células madres, los investigadores desarrollaron un aerosol nasal, que se aplicó a los roedores adictos. Con la primera dosis mostraron un 70% de inhibición al consumo y con la segunda un 90%.