Donald Trump
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante una reunión con miembros del Congreso en el Salón del Gabinete de la Casa Blanca. MICHAEL REYNOLDS / EFE

Nuevo episodio en la particular cruzada que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mantiene contra gran parte de los medios de su país. En esta ocasión el ataque va dirigido a Google, buscador al que acusa de "estar suprimiendo las voces de los conservadores y de esconder las noticias" positivas sobre él.

El mandatario ha vuelto a utilizar Twitter, su canal de comunicación preferido, para asegurar que "los resultados de la búsqueda 'Trumps News' solo muestran la visualización de falsedades". "Lo tienen amañado, para mí y para otros, para que casi todas las historias y noticias sean malas", agrega.

Trump critica que las noticias de la CNN son las que predominan y calcula que el 96% de los resultados "provienen de medios nacionales de izquierdas", a los que tilda de "muy peligrosos". "Los medios republicanos, conservadores y justos están bloqueados", asegura.

El presidente estadounidense se pregunta de si se trata de una práctica ilegal y sin especificar las medidas que podría tomar, sí advierte de que abordará el asunto. "Están controlando lo que podemos y no podemos ver. Esta es una situación muy grave", concluye.

A mediados de este mes, respondiendo a una llamada de The Boston Globe, cientos de periódicos, desde grandes diarios hasta pequeños semanarios locales, se unieron para recordar a los lectores el valor de la prensa libre de Estados Unidos y para llamar a los ciudadanos a movilizarse contra Trump.

Google rechaza la acusación

El gigante informático Google ha negado que sus motores de búsqueda estén alterados para "manipular las opiniones políticas" de sus usuarios, en respuesta a las acusaciones del presidente norteamericano.

"Las búsquedas no se emplean para marcar una agenda política y no damos preferencia a ninguna ideología política (...) y nunca ordenamos los resultados de búsquedas para manipular opiniones políticas", afirmó Google en un comunicado.

La empresa, con sede en Mountain View, California, remarcó que "todos los años" realiza "cientos de mejoras" en sus algoritmos para asegurar que "revelan contenido de alta calidad en respuesta a las peticiones de los usuarios".