Una de las piezas incluidas en la exposición 'Modernismo en la Colección Alfaro Hofmann'
Una de las piezas incluidas en la exposición 'Modernismo en la Colección Alfaro Hofmann', que puede verse en la Sala Municipal de Exposiciones de la Iglesia de las Francesas de Valladolid. COLECCIÓN ALFARO HOFMANN

Desde hace casi dos décadas la Colección Alfaro Hofmann se dedica a la divulgación de sus fondos sobre la cultura del objeto cotidiano. Con sede en la localidad valenciana de Godella, atesora más de 5.000 piezas y una biblioteca con unos 12.000 volúmenes. Estos días, una selección de éstas -escogidas entre piezas modernistas y primeros trabajos de diseño industrial-, llega a la Sala Municipal de Exposiciones de la Iglesia de Las Francesas en Valladolid hasta el 14 de octubre.

Modernismo en la Colección Alfaro Hofmann, que así se titula, incluye elementos de herencia familiar de origen valenciano y otras adquiridas, que realizan el trayecto "desde el primer modernismo floral y excesivo, de origen francés, el Art Nouveau, a uno más tardío, geométrico y depurado, de origen austriaco, la Sezession que presagia la implantación del diseño industrial", dicen sus organizadores.

La muestra arranca con un repaso por algunos de los grandes referentes centroeuropeos del movimiento, como los austriacos Josef Hoffmann y Otto Wagner o el alemán Peter Behrens, que aplicarán este nuevo estilo a cualquier objeto cotidiano: elementos de arquitectura, muebles, lámparas, menaje de cocina y servicios de mesa, joyería o piezas de escritorio.

"Con todos estos objetos, la colección pretende presentar uno de los grandes estilos internacionales, que se debate entre la artesanía y la industrialización con un lenguaje muy claro, y que se manifiesta formalmente de muy diferente manera en cada uno de los países, llegando a contaminar todos los objetos de la vida cotidiana", explican.



La segunda parte de la exposición continúa con varios ejemplos del modernismo valenciano que fue muy receptivo a las distintas variantes de este movimiento artístico de finales del siglo XIX y principios del XX. Entre ellos, del sector del mueble con fabricantes como Luis Suay, Ventura Feliu o Joaquín Lledó, de la cerámica con Bautista Molins o los hermanos Bayarri, y de la iluminación con la empresa Mariner.

"Estos excelentes artesanos de la tradición valenciana, adaptados a la nueva realidad de los procesos industriales, estuvieron fuertemente inspirados por grandes autores europeos, llegando a producir auténticas réplicas de algunos de sus diseños", añaden.