Cientos de personas LGTBI denuncian en redes sociales agresiones, acoso y discriminación bajo la etiqueta #MeQueer

Una bandera gay ondea en Madrid.
Una bandera gay ondea en Madrid.
E.P

"No sabía si estaba preparado para soltar la mierda por si resultaba herido, pero creo necesario contar mi historia también, así que allí va". Así comienza @IvaanCG a exponer un relato repleto de experiencias de acoso, agresiones y discriminación sufridos en su entorno por el hecho de ser hombre y gay.

Como Iván, cientos de personas han recurrido este fin de semana a la etiqueta #MeQueer para dejar constancia pública a través de las redes sociales de la violencia que todavía se ejerce contra la comunidad LGTBI.

Los testimonios en cadena exponen dificultades en el entorno familiar para 'salir del armario': "Al elegir mi libertad, mi salud mental, mi traquilidad y mucho más, yo soy el mal agradecido, el irrespetuoso y el encargado de incomodar a mi familia", como comenta @mauCaguilar.

Las agresiones, sin embargo, comienzan muchas veces en el entorno escolar. A veces por propia iniciativa o descubiertos por otros, o acusados sin pruebas, de ser gays o lesbianas, los testimonios hablan de insultos, palizas en callejones, de acoso y señalamiento acusatorio.

Además de constatar la mayor dificultad en los entornos rurales, la comunidad LGTB describe agresiones por el hecho de ir de la mano con parejas del mismo sexo o por besarse en la boca en entornos festivos.

Algunos políticos, como Ignacio Aguado (de Ciudadanos) o Iñigo Errejón (de Podemos) han hecho mención a esta campaña. Coinciden en destacar la valentía de los que han hablado de sus duras experiencias y en recalcar que nadie elige cómo siente ni a qué sexo ama. Llaman a construir un país en el que tanta vejación no tenga cabida.

Pero, entre tanta violencia inexcusable, algunos tuiteros han transmitido mensajes de esperanza, así como la idea de que siendo uno mismo "todo mejora". Como es el caso de éste, firmado por @Otto_Mas

Mostrar comentarios

Códigos Descuento