La llamada 'guerra contra el terror' puesta en marcha por el gobierno de George Bush tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 para luchar contra el terrorismo, está siendo utilizada, según explicó Amnistía Internacional, "como una excusa para legitimar el uso de la tortura".

Por ello, la ONG ha puesto en marcha una campaña mundial de denuncia, en la que se incluyen actos simbólicos como el del sábado, en el que se leyó un manifiesto, se citaron casos documentados de torturados y cuatro personas vestidas con un peto naranja recordaron simbólicamente -con boca, ojos y oídos tapados- a los presos de Guantánamo.

Además, con motivo con motivo del Día Internacional de Apoyo a las Víctimas de Tortura, que se celebrará el domingo, AI ha comenzado una recogida de firmas y una novedosa iniciativa por la cual "todo el que lo desee, podrá grabar sus gritos contra la tortura, que serán enviados al gobierno estadounidense", explicó Esteban Beltrán, director de la sección española de Amnistía Internacional.

Descargas eléctricas, palizas, vejaciones de todo tipo, violaciones o privación del sueño y del alimento sólo algunas de las prácticas ilegales que Amnistía Internacional tiene documentadas en todo el planeta, muchas de las cuales fueron realizadas, según denunció Beltrán, "en los 17 centros de detención que EE.UU. tiene en Afganistán y los 25 de Irak".

Informes de AI reflejan que "hay una clara vuelta atrás, ya que nunca antes la violación de derechos ha sido tan públicamente expuesta como algo factible", afirmó Beltrán.

En datos de la organización, desde el 11 de septiembre de 2001, el gobierno de Bush ha mantenido en centros bajo su jurisdicción a más de 70.000 personas, de las que "ni una sola ha sido condenada", dijo.

Guantánamo debe cerrar, es una vergüenza para EE.UU. y para el mundo y representa lo que en otros tiempos fueron los gulags rusos

"Guantánamo debe cerrar, es una vergüenza para EE.UU. y para el mundo y representa lo que en otros tiempos fueron los gulags rusos", exigió Beltrán, quien pidió a la principal potencia mundial que abandone "un discurso que, por un lado condena la tortura y por otro la admite en centros bajo su jurisdicción".

Para intentar frenar este aumento de violaciones del Derecho Internacional, AI pide una Comisión Independiente del Congreso, que investigue todos los centros de detención públicos y secretos que el gobierno estadounidense ha mantenido fuera de su país desde el 11 de septiembre.

Además, cree necesaria una Fiscalía especial encargada de apoyar la investigación de esta Comisión. Quien desee participar en la "ciberacción" de Amnistía Internacional, podrán grabar sus mensajes vía web o telefónica visitando la página de internet: www.actuaconamnistia.org.

P>NOTICIAS ANTERIORES