Bombillas
Las bombillas clásicas van siendo sustituidas por tecnologías como las luces LED. ARCHIVO

La concienciación con el gasto energético ha ido creciendo en los últimos años. En los hogares de todo el mundo se está produciendo una interesante transición hacia un tipo de iluminación mucho menos contaminante, y que además suele ser más rentable para las familias. A partir del 1 de septiembre se dejarán de fabricar halógenos para impulsar el uso de luces LED.

Hay varios tipos de bombillas y en función de las utilizadas el ahorro será mayor o menor. Eso sí, es necesario encontrar el equilibrio entre el consumo y el gasto, puesto que normalmente las más baratas son también las más perjudiciales para el medio ambiente.

Con todo ello, ¿qué tipos de bombillas nos podemos encontrar en el mercado y qué características tienen?

Halógenos

Son el tipo de bombilla más utilizado en el exterior y duran de media unas 3000 horas. Dejarán de fabricarse el 1 de septiembre para dar paso a las LED, que son las menos contaminantes. Hasta ahora, los halógenos ya se usaban de manera habitual en viviendas.

LED

Son el presente y el futuro de la iluminación. Menos contaminantes y cada vez con precios más competitivos. Encontrarán su impulso definitivo con el fin de los halógenos. Uno de los elementos que primero las incorporaron son los vehículos. Aúnan rentabilidad y ahorro.

Bajo consumo

Consumen cinco veces menos energía que las clásicas incandescentes y pueden funcionar hasta 15.000 horas, pero han pasado a ocupar un segundo plano. Son mejores que las tradicionales, pero se quedan muy lejos de las LED.

Bombillas tugsteno

Son las bombillas tradicionales. Tienen una sola ventaja: su precio. El hecho de ser las más baratas no asegura nada, porque se encarece el coste del cosumo y además su vida útil es la más baja de entre todos los tipos de bombillas.