Patinete Peugeot e-Kick
Patinete eléctrico Peugeot e-Kick. PEUGEOT

Los patinetes eléctricos, los 'hoverboard' (plataformas de una o dos ruedas) y los 'segway' (similares pero más grandes y rápidos: pueden alcanzar una velocidad de 30 kilómetros por hora y medir hasta casi dos metros) son vehículos que están de moda en muchas ciudades de España y del resto de Europa.

Sin embargo, la práctica totalidad circulan por las aceras y su proliferación está provocando conflictos con peatones y comerciantes. Hasta ahora existía un 'limbo' jurídico, con normativas municipales que no contemplaban a estos vehículos cada vez más masivos.

Por ello, los Ayuntamientos están comenzando a realizar normativas para poner coto a este nuevo problema, que está generando enfrentamientos entre ciudadanos y numerosas quejas.

Barcelona, pionera

El primero de los grandes ayuntamientos en reaccionar fue el Consistorio de Barcelona que dirige Ada Colau (Barcelona en Comú), que aprobó una normativa en julio de 2017 que prohíbe directamente circular por la acera a patinetes eléctricos y 'segways'. Estos vehículos deberán ir por la calzada, pero en caso de haber carril bici deberán circular por ese carril. En ningún caso podrán superar los 30 kilómetros por hora.

Esta decisión ha sido criticada tanto por usuarios de patinetes eléctricos (quienes consideran muy restrictiva la normativa) como también por ciclistas y empresas de alquiler de bicis, que creen que ahora habrá problemas de circulación y colisiones en los carriles bici.

Barcelona establece tres tipologías de vehículos según su peso y velocidad e impone sanciones de entre 100 y 500 euros

Madrid, más restrictiva

Por su parte, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid que preside Manuela Carmena (Ahora Madrid) aprobó este pasado jueves la nueva ordenanza de movilidad sostenible, que deberá ratificar el pleno municipal en principio en septiembre u octubre. Carmena necesitará al menos el voto a favor de los ediles del PSOE, además de los de su grupo.

La nueva ordenanza prohíbe la circulación de patinetes eléctricos y 'segways' en aceras, calzada general, ciclocarril, carril bus-taxi y calles de único carril. Su uso queda relegado a los carriles bici, las ciclocalles y a cruces señalizados, con velocidad moderada y respetando la prioridad de paso de los peatones (con precaución ante posibles irrupciones de peatones, en especial de niños y personas con discapacidad).

La Alhambra, protegida

Valencia, Vitoria, Zaragoza, Málaga, Cáceres, o Granada, entre otras, están ultimando o ya han aprobado normativas para regular el uso de los patinetes eléctricos, la mayoría en la línea de Barcelona de prohibir su uso por las aceras.

Así, por ejemplo, un decreto del Ayuntamiento de Granada de marzo de 2017 reguló el uso de los patinetes eléctricos y similares, prohibiendo su acceso a las vías con una pendiente de más del 15%, ni tampoco transitar en el entorno de la Alhambra.

El concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Valencia, Giuseppe Grezzi (Compromís), aseguró que los patinetes eléctricos, 'segways' y similares formarán parte de la nueva ordenanza que prevén aprobar después del verano. "Lo vamos a regular con una norma clara y tiene que haber un espacio determinado para cada uno de estos elementos; tiene que ir todo en la dirección un poco de que vayan por donde van las bicicletas y las bicicletas eléctricas, por carriles bici y si quieren ir por calles peatonales tiene que haber determinadas condiciones", recalcó.

No obstante, el alcalde de València, Joan Ribó, consideró que la proliferación de los patinetes eléctricos ayuda a reducir el tráfico y además no contamina. "Si miráis los datos de circulación de coches de la ciudad, a pesar de que está creciendo la actividad económica, están bajando. Eso es bueno. Si veis datos de contaminación de la ciudad, este descenso de circulación también es bueno. Así pues, bienvenidos los patinetes".