Donald Trump, Stormy Daniels y Karen McDougal
Donald Trump, Stormy Daniels y Karen McDougal, un escándalo a tres bandas. ARCHIVO

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se está enfrentando estos días de agosto a su peor crisis política desde que ganó las elecciones presidenciales en noviembre de 2016.

Una conjunción de escándalos de diversa índole (relaciones sexuales con actrices porno a las que habría pagado para garantizarse su silencio y confesión de su ex abogado en un tribunal ratificándolo, condena por fraude de su ex jefe de campaña, presunta ayuda irregular de Rusia en la campaña electoral...) están debilitando al presidente republicano, quien según coinciden diversos analistas norteamericanos podría enfrentarse a un juicio político o "impeachment": el poder legislativo podría derrocarlo si consideran que ha cometido un crimen federal.

Relaciones sexuales con actrices porno

Donald Trump se enfrenta a varias denuncias presentadas por presuntas amantes. Una de ellas ha sido presentada por Stephanie Clifford, actriz porno conocida como Stormy Daniels, quien afirma haber mantenido una relación con el presidente de Estados Unidos en 2016, justo antes de las elecciones presidenciales. Trump lo niega. Sin embargo, su ex abogado personal, Michael Cohen, acaba de admitir ante un tribunal que pagó 130.000 dólares a cambio del silencio de Stormy Daniels. La actriz porno interpuso una demanda en marzo de 2018 para anular el pacto de confidencialidad argumentando que Donald Trump no lo firmó, sino que fue su ex abogado.

Karen McDougal, exmodelo de PlayBoy, aseguró que en 2006 mantuvo una relación de varios meses con Trump, cuando el entonces magnate llevaba algo más de un año casado con Melania Trump. Barron Trump, su hijo menor, tenía entonces tres meses de vida. Según McDougal, ella y Trump se conocieron en una fiesta en la Masión Playboy en junio de 2006 y, tras mantener contacto regular por teléfono durante un tiempo, se citaron en un hotel de Los Ángeles donde tuvieron relaciones sexuales.

La relación continuó durante nueve meses, durante los que se vieron en Los Ángeles y en otras ciudades, hasta que ella le puso fin. Según la exmodelo, American Media Inc (AMI), una compañía propietaria del tabloide National Enquirer, cercana a Trump, le habría pagado 150.000 dólares por firmar un pacto de confidencialidad y silenciar su relación con Trump. McDougal llevó ese pago a los tribunales en marzo de 2018 con el argumento de que la compañía la engañó.

El ex abogado de Trump, Michael Cohen, se declaró culpable este pasado martes ante un juez federal de Nueva York de varios delitos y dijo que fue el propio Trump quien le pidió que pagara a dos mujeres para comprar sus silencios durante la campaña electoral. También le acusó de haber violado leyes de financiación electoral. El presidente de Estados Unidos ha reconocido estos pagos, pero ha negado que procediesen de su campaña electoral -lo que constituiría una violación de las leyes de financiación- y ha recalcado que provenían de su bolsillo. Además, se ha burlado de su ex abogado desprestigiándolo.

Ex jefe de campaña y la trama rusa

Otro de los varapalos que se acaba de llevar Donald Trump es la condena a su ex jefe de campaña, Paul Manafort, sobre todo por las posibles consecuencias que pueda tener en relación a la investigación de la trama rusa.

Manafort fue declarado culpable este pasado martes por un jurado en la corte federal del Distrito Virginia Este de ocho de los 18 cargos por fraude que se le imputaban, lo que podría suponer una condena que le llevara a terminar sus días en prisión. Para evitar que Manafort busque colaborar con los investigadores de la trama rusa para reducir su condena, Trump podría indultarlo.

Manafort fue declarado culpable de ocho cargos, entre los que se encuentran cinco relativos a declaraciones de impuestos, uno sobre no haber informado de una cuenta en el extranjero y dos fraudes bancarios a la hora de pedir préstamos. Ahora, el juez tendrá que establecer una condena, a la que también aguarda paralelamente en el marco de la investigación de la trama rusa el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Michael Flynn. Ante los acontecimientos, Trump volvió a rechazar que hubiese ninguna conspiración entre su equipo electoral y Moscú.

Guerra con el ex director del FBI

El presidente de Estados Unidos mantiene también una dura disputa con el ex director del FBI, James Comey, a quien destituyó. Comey, como venganza, escribió un libro contra Trump y lo critica en diversas televisiones norteamericanas.

Entre otras muchas perlas, Comey dijo creer que Trump no está "moralmente" capacitado para ocupar el cargo y subrayó que muchos aspectos de la actual Administración norteamericana le recuerdan a las formas empleadas por la mafia. "No creo que no esté médicamente capacitado para ser presidente, creo que no está moralmente capacitado para ser presidente", dijo Comey en ABC News.  Comey ha insinuado también que el presidente ruso, Vladimir Putin, tiene maniatado a Trump a cuenta de un suceso con prostitutas en Moscú. En concreto, el ex director del FBI se refiere al llamado expediente Steele, resultado de una investigación del ex espía británico Christopher Steele, financiado por el Partido Demócrata y en el cual se afirmaba que Trump había recurrido a los servicios de prostitutas en Moscú en 2013.


"Los mercados se hundirían"


Ante la amenaza de que, a cuenta de alguno de estos escándalos, se le habriera un juicio político para destituirlo, el presidente de Estados Unidos replicó este jueves que "los mercados se hundirían" y el crecimiento económico se hundiría. "Creo que todo el mundo sería más pobre", sentenció un acorralado Trump.


Desde el Partido Demócrata están barajando la posibilidad de abrir un juicio político para tratar de destituir a Donald Trump tras las revelaciones de Cohen, especialmente si recuperan el control de la Cámara Baja en las elecciones legislativas del próximo mes de noviembre.

En una entrevista divulgada este domingo, el exdirector del FBI James Comey dijo creer que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no está "moralmente" capacitado para ocupar el cargo e insistió en que algunos aspectos de la actual Administración le recuerdan a las formas empleadas por la mafia. "Sí, pero no de la manera en que generalmente hablan sobre el tema. No creo que no esté médicamente capacitado para ser presidente, creo que no está moralmente capacitado para ser presidente", dijo Comey en una entrevista concedida al canal ABC News. El exfuncionario se despachó así cuando se le pidió su opinión sobre la posible incapacitación del presidente, un tema que en los últimos meses ha ganado adeptos en parte de la clase política de Washington, que ve en las habituales salidas de tono del presidente indicios de una posible enfermedad mental.

Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/3314726/0/james-comey-donald-trump-moralmente-capacitado-presidente/#xtor=AD-15&xts=46726