Imagen de la visa estadounidense de Jakiv Palij en 1949 junto al plano del campo de concentración para el que trabajó en Trawniki, Polonia
Imagen de la visa estadounidense de Jakiv Palij en 1949 junto al plano del campo de concentración para el que trabajó en Trawniki, Polonia. Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos

El exmiembro de las SS Jakiv Palij, expulsado a Alemania por Estados Unidos, recibió tras la capitulación del Tercer Reich las ayudas destinadas a las víctimas del nazismo, informa este jueves el diario alemán Bild.

De acuerdo con ese medio, que se remite a los archivos del Servicio Internacional (ITS) establecido tras la II Guerra Mundial en Bad Arolsen (norte de Alemania), Palij fue acogido en 1945 en un campamento destinado a desplazados de Bamberg (Baviera) y de ahí pasó a un centro de reasentamiento.

Según estas informaciones, fue reconocido como 'Displaced Person', categoría establecida por las autoridades aliadas para la atención de los desplazados, y obtuvo ayudas para emigrar a Estados Unidos.

Todo ello apunta a que ocultó que había servido en las SS hitlerianas, lo que posibilitó su salida del país, en 1949, y que en 1957 adoptase la ciudadanía estadounidense.

Palij llegó a Alemania el pasado martes, después de que Estados Unidos le expulsara bajo la acusación de complicidad en el asesinato de 7.000 judíos cuando ejercía de guardia "voluntario" en un campo de concentración nazi, en la Polonia ocupada.

De origen polaco

Nacido en Polonia, Palij ocultó su pertenencia a las SS e indicó como única actividad pasada la de campesino.

Décadas más tarde salió a la luz su pasado, tras lo que se le retiró la ciudadanía de Estados Unidos.

Las autoridades estadounidenses iniciaron en 2005 los trámites para expulsarlo del país, donde vivía de ayudas sociales en el barrio neoyorquino de Queens, ya que la Justicia de ese país no le puede juzgar por crímenes cometidos durante la II Guerra Mundial que no hayan tenido lugar en su territorio.

Alemania, por su parte, había rechazado hasta ahora hacerse cargo de Palij con el argumento de que nunca tuvo la ciudadanía alemana y de que no existía ninguna orden de detención en su contra por asesinato o complicidad en asesinato.