Khadija, la marroquí violada por 13 hombres: "Me torturaron, no me dieron ni comida ni bebida"

El cuello tatuado de Khadija, la joven violada en grupo en Marruecos.
El cuello tatuado de Khadija, la joven violada en grupo en Marruecos.
Facebook

Khadija, la joven marroquí de 17 años que fue secuestrada, violada y torturada por un grupo de más de 10 hombres, ha hablado por primera vez desde el trágico suceso. La menor fue raptada durante dos meses en un recinto y los agresores tomaban turnos para violala. Además, la quemaban con cigarrillos en el cuerpo y le hacían cortes con objetos punzocortantes sobre distintos lugares de la piel, incluso llegaron a tatuar una esvástica en la mano de la víctima.

En una entrevista con el canal marroquí ChoufTv, Khadija relata que se encontraba de vacaciones en casa de su tía, en el momento en que charlaba con su prima en el portal, esta entró dentro y fue cuando los secuestradores irrumpieron, amenazaron con cuchillo y la secuestraron. Sus atacantes, que ella no conocía de nada, la llevaron por primera vez a un terreno abandonado donde la violaron y la encerraron durante dos meses en una casa donde la entregaron a otros hombres por dinero.

"Primero me violó uno y luego fueron de uno en uno. Me tatuaron en todo el cuerpo. Me desperté con dolor en los brazos y los tenía hinchados, no estaba consciente cuando me hicieron los tatuajes", narra la víctima.

"Traté de escapar varias veces, pero siempre me atrapaban y me golpeaban. Me torturaron, no me dieron ni comida ni bebida, y ni siquiera tenía derecho a tomar una ducha. Lloraba sin parar", recuerda Khadija. La joven pide justicia y que paguen por lo que le hicieron. En la entrevista asegura, con la voz entrecortada, que le "hicieron sufrir muchísmo" y que es un "grupo criminal muy peligroso".

Muestra a las cámaras su cuerpo con las marcas de quemaduras de cigarrillos y los tatujaes en los brazos, manos, piernas y cuello. Khadija proviene de una familia modesta. Es la mayor de dos niñas y un niño, vive con su familia en la aldea de Oulad Ayad, cerca de la ciudad de Fqih Ben Salah. El padre de la joven, Mohamed A, que habló con alaw9at.com, ha asegurado "que no se puede imaginar lo que su hija Khadija sufrió de esa banda de delincuentes". La familia, que había enviado a su hija para pasar una semana con su tía, se sorprendieron cuando vieron el estado final al que había llegado su hija.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento