Pasajeros En Barajas
Pasajeros En Barajas EUROPA PRESS

Los vigilantes de seguridad de Ilunion del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas siguen adelante con la huelga parcial convocada desde el próximo 24 de agosto hasta el 3 de septiembre, después de que fracasara la segunda reunión de negociación mantenida hoy con la empresa. No obstante, Alternativa Sindical, el sindicato convocante de la protesta, no da por agotada la vía de la negociación, al tiempo que advierte de que, si finalmente los trabajadores se ven abocados al conflicto, los once días de paros parciales "pueden ser sólo el inicio".

El desencuentro entre ambas partes en la negociación de esta mañana se produce después de que en la celebrada el lunes se lograra acercar posturas, por lo que el sindicato confiaba en la posibilidad de encontrar una solución al conflicto que evitaría las movilizaciones. Alternativa Sindical acusa a Ilunion Seguridad, la empresa adjudicataria de los filtros de control de pasajeros en Barajas, de incumplir los acuerdos de mejora de las condiciones de los profesionales de la seguridad privada alcanzados el año pasado entre el Ministerio de Fomento, sindicatos y patronal, y que posteriormente fueron trasladados al convenio colectivo del sector.

Alternativa Sindical, que representa a un 20% de los casi 1.000 trabajadores de Ilunion en el aeropuerto madrileño, señaló el lunes que estudiaba, en el caso de que fracasaran las conversaciones con la empresa, intensificar la protesta e iniciar un paro indefinido de 24 horas a partir del 3 de septiembre. De acuerdo con la organización sindical, la empresa, que ofrecía una oferta a las exigencias de los trabajadores que ya estaba casi cerrada, ha cambiado hoy repentinamente de criterio por orden de la dirección.

A juicio de Alternativa Sindical, AENA es "la única responsable de esta situación, habiendo adjudicado contratos a empresas que ya se presumía que, por el precio ofertado, iban a incumplir con todos los derechos sujetos a los acuerdos tanto de Fomento como de subrogación". "No en vano, ya en Metro de Madrid, esta empresa también ha tenido conflictos de este tipo", ha añadido el sindicato.