Génova
Traajos de desescombro del viaducto derruido en Génova. EFE

El presidente del Gobierno italiano, Giuseppe Conte, consideró este martes insuficiente el fondo de 500 millones de euros que la sociedad Atlantia ha puesto a disposición de los damnificados por el derrumbe del puente en Génova (noroeste), que causó 43 muertos.

Conte explicó en una entrevista publicada el martes en el diario "Corriere della Sera" que la ayuda que prevé dar Atlantia a las víctimas "es muy modesta respecto a los beneficios conseguidos (por la compañía) en los últimos años y podrían al menos cuadruplicarla o quintuplicarla".

Advirtió, por tanto, de que "estas sumas pueden ser aceptadas solo como parcial resarcimiento" y al margen del procedimiento abierto por el Gobierno para retirar la concesión de la autopista A10, en la que se halla el puente.

El primer ministro dijo que se están estudiando las posibles sanciones a Autostrade, que pertenece al grupo Atlantia, y que se encargaba del mantenimiento de la autopista.

Aseguró que el Gobierno ya ha recibido ofertas para reconstruir el puente, si finalmente no se ocupa Autostrade.

Sobre la posible nacionalización de la red de autopistas italianas, el primer ministro comentó que el Ejecutivo "estudiará con atención cuáles son las mejores modalidades para proteger el interés público".