Marilyn Manson tuvo que acabar antes de tiempo su concierto celebrado el pasado sábado en Houston (EE UU) debido un desmayo. La causa, según el propio Manson confirmó al público, fue el excesivo calor.

Tan solo tuvo tiempo de interprear las canciones 'Cruci-Fiction in space', 'Angel with the sabbed wings', 'This is the new shit' y 'Sweet dreams'. Al finalizar esta última, el rockero se desplomó mientras se retiraba del escensario.

Pese al suceso, el intérprete volvió al escenario para cantar 'Antichrist superstar', tras la que se vio obligado a abandonar el escenario de manera definitiva. Posteriormente, Manson agradeció, a través de Twitter, la comprensividad del público.

Rob Zombie, su compañero de gira, actuó después e hizo referencia al estado de salud del 'reverendo'. "Mi querido amigo el señor Manson ha sucumbido al clima. Probablemente está en el bus sintiéndose como una mierda. Necesito un compañero para la próxima canción así que vamos a cantar realmente alto para hacerle sentir mejor", dijo.

El propio Manson sabía que la noche no iba a ser especialmente buena, por lo que, según medios locales, su equipo sacó a todos los fotógrafos del foso delante del escenario para evitar que pudieran tomar imágenes suyas en mal estado.