Urdiales y Ventura a hombros en Alfaro
Urdiales y Ventura a hombros en Alfaro EUROPA PRESS

La plaza ha registrado casi tres cuartos de entrada, en un festejo que ha servido para cerrar la mini feria de las fiestas patronales de San Roque y San Ezequiel de la localidad riojana.

Lo mejor de la corrida ha venido en la última parte de la misma. Con el quinto - su tercero- el rejoneador hispano luso ha estado espectacular, sobre todo a lomos de 'Bronce' y 'Quilla', levantando al público de sus asientos en varios pasajes de la lidia. Ha cortado una oreja, con fuerte petición de la segunda, provocando una tremenda bronca contra el palco presidencial al no concedérsela.

Si que ha estimado otorgársela al riojano Diego Urdiales con el que ha cerrado plaza. Un toro complicado que no se lo ha puesto nada fácil al arnedano. Tras brindar al público, ha iniciado la faena pegado a tablas sacando al astado hasta los medios con clase.

Después, con la mano derecha, ha ofrecido pasajes de gran calidad con un par de tandas muy lentas sometiendo a un animal poco colaborador. Ya con la izquierda ha logrado calar en los tendidos sobre todo al final de la faena con una larga serie finalizada con un gran pase de pecho. Ha estado valiente también el riojano con su sexto, tragando saliva cuando el astado le ha puesta hasta en dos ocasiones los pitones en la chaquetilla.

Una buena estocada pero no efectiva ha hecho que el toro tardara demasiado en caer, llegando a sonar dos avisos, si bien le ha valido a Urdiales para pasear dos trofeos.

Las otras dos orejas, una para cada uno de los actuantes, se han dado al inicio del festejo. Ventura con el que ha abierto plaza, un noble toro de Ángel Sánchez, ha estado a la altura de la expectación creada con su presencia en La Rioja, con un muy buena lidia, sobre todo con 'Fino', 'Bronce' y 'Nazarí'. Con su segundo no ha tenido suerte, si bien ha obtenido una ovación.

El otro trofeo lo ha obtenido Urdiales con su primer toro, un animal con escasa transmisión, con el que el arnedano ha tirado de oficio para lograr una faena meritoria, que le ha valido para cortar una oreja. Con el cuarto - su segundo- un soso ejemplar de Hermanos Cambronell poco ha podido hacer el riojano. A pesar de ello, su esfuerzo ha sido recompensado con saludos desde el tercio.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.