Facebook
Cartel de Facebook. CLIPSET

El Gobierno de Estados Unidos estaría intentando presionar a Facebook para que le conceda acceso a su aplicación de mensajería instantánea y llamadas de voz, Messenger, de manera que los agentes de la ley norteamericanos podrían escuchar conversaciones de voz de sospechosos envueltos en investigaciones criminales, de acuerdo con fuentes cercanas a la negociación.

El caso ante un tribunal federal de California ha reavivado el debate acerca de si las empresas pueden ser obligadas a alterar sus productos para permitir que las autoridades accedan a su información en pos de la seguridad nacional y es que, al parecer, Facebook está recurriendo las exigencias del Departamento de Justicia.

El juez del caso escuchó este martes los argumentos sobre una moción del Gobierno para denunciar a Facebook por desacato, ya que se habría negado a cumplir la solicitud de vigilancia que hablaron bajo condición de anonimato. Facebook y el Departamento de Justicia han decidido no hacer declaraciones. Las empresas de tecnología, que se ven a sí mismas como defensoras de la privacidad individual y son presionadas por la policía y legisladores, enfrentarían grandes consecuencias si las agencias de la ley las obligan a reescribir su software para registrar y transmitir datos previamente cifrados.

Facebook ha alegado en el tribunal que las llamadas de voz de Messenger están cifradas de extremo a extremo, lo que significa que sólo las dos partes tienen acceso a la conversación. Los mensajes de texto comunes en Facebook, Gmail y otros servicios son descifrados por los proveedores del servicio durante la transmisión para propósitos de publicidad especializada o de otro tipo, lo que hace que puedan ser interceptados bajo una orden judicial.